Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Dos mundos unidos por la pintura

Los niños de Las Pajaritas y los jóvenes de la Asociación Down Huesca han compartido actividades para expresarse a través del arte

El cierre de la actividad se ha celebrado en el centro cultural Manuel Benito Moliner
El cierre de la actividad se ha celebrado en el centro cultural Manuel Benito Moliner
Miguel Barluenga

“Tenéis algo en común: todos pintáis con el corazón”. Con estas palabras, Claudia Minguel se ha dirigido a niños de 2 y 3 años, que empiezan a conocer el mundo, y a los usuarios de la Asociación Down de Huesca que les han ayudado a expresarse de manera artística. Dos mundos en principio opuestos se han complementado durante las últimas semanas en la actividad conjunta organizada por la Escuela Municipal Infantil Las Pajaritas. Como nexo de unión, la oscense Berta Carrera, terapeuta familiar e impulsora de una novedosa manera de desarrollar esta labor con los pinceles o bien embadurnándose las manos con pintura y sin reparos.

La idea se forjó frente a dos cafés y una charla compartida entre Claudia y Berta. Con los alumnos y los miembros de Down escogidos se ha llevado a cabo un calendario de actividades con el que se ha ahondado en las relaciones humanas. La veta artística no ha carecido de importancia. Los trabajos realizados se exponen en el centro cultural Manuel Benito Moliner de la capital oscense hasta el próximo domingo 1 de julio. Este martes se proyectó un vídeo en su salón de actos para mostrar el desarrollo del programa.

Minguel ha destacado la “implicación” de los cinco chavales de entre 20 y 25 años de la Asociación Down, y el papel de Berta Carrera, “que se ha encargado de coordinar las actividades, dirigirlas y pensarlas con los niños y mayores”. La premisa resultaba clara: “Actividades lo más libres posibles, desde arcilla a estampar pintura, hemos ido al parque Miguel Servet de excursión y también nos hemos dedicado a pintar allí. Se les permitía expresarse como ellos quisieran”.

Los 40 niños de entre 2 y 3 años han vivido estos tres meses “como una parte especial de su formación habitual”. Berta Carrera se ha habituado a trabajar con grupos más o menos numerosos, pero para ella esta experiencia se ha movido fuera de los márgenes habituales. “Ya había realizado estas intervenciones con otros grupos -ha señalado-, y estos han disfrutado un montón, los he visto sueltos y sin bloqueos. Luego hemos conectado con la gente de la Asociación Down. Para mí sí que es distinto, nunca había realizado un proyecto conjunto y ha sido muy enriquecedor y bonito”.

Se ha percibido en todo momento una conexión “muy intensa”. “Son dos mundos diferentes que comparten algo que hemos podido ver en la expresión artística: la frescura, la originalidad, el trabajar como nosotros les pedíamos, sin miedo y con el corazón”, ha añadido Carrera. Durante su discurso de cierre de curso ha lanzado otro mensaje, la reivindicación de que un aula no puede ser un compartimento estanco: “La escuela ha de ser un espacio abierto”.

Ana, usuaria de la Asociación Down, se ha implicado con pasión en esta actividad conjunta: “En la guardería hemos pintado con los niños un mural, repartido las galletas y les hemos enseñado a lavarse las manitas. Me ha gustado utilizar los colores”.

Silvia Melero, profesora de Las Pajaritas que además se ha estrenado durante el pasado curso, ha calificado esta iniciativa como de “muy interesante”. “Ha sido muy dulce y bonita la relación que han establecido desde Down con los niños”. Y ha confesado haber aprendido “yo más de ellos que ellos de mí, estos chicos que han venido a acompañarlos han sabido establecer un vínculo con el que los más pequeños se han encontrado muy cómodos”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión