Despliega el menú
Sociedad

Maxim Huerta pone tierra de por medio y cita a Dickens

El exministro de Educación ha viajado a Londres.

Maxim Huerta pone tierra de por medio y cita a Dickens
Maxim Huerta pone tierra de por medio y cita a Dickens
Efe

Maxim Huerta, el ministro que menos tiempo ha permanecido en un Gobierno de la democracia española, ha volado a Londres.

Aunque ha decidido cancelar su cuenta de Twitter,  tal vez debido a las chanzas de las que se hicieron eco las redes sociales una vez que fue abocado a dimitir por su turbia relación con Hacienda en el pasado, el exministro de Cultura y Deporte mantiene una cuenta en Instagram. Allí ha dado fe de que ha salido de España para dirigirse a Londres.

Como buen escritor y exministro de Cultura, su pasión por la literatura y conocimiento de esta ha quedado evidenciada en una cita de Charles Dickens: "Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos". Que cada cual saque sus conclusiones de la misma.

<div style="padding:8px;"><div style=" background:#F8F8F8; line-height:0; margin-top:40px; padding:52.926829268292686% 0; text-align:center; width:100%;"><div style=" background:url(data:image/png;base64,iVBORw0KGgoAAAANSUhEUgAAACwAAAAsCAMAAAApWqozAAAABGdBTUEAALGPC/xhBQAAAAFzUkdCAK7OHOkAAAAMUExURczMzPf399fX1+bm5mzY9AMAAADiSURBVDjLvZXbEsMgCES5/P8/t9FuRVCRmU73JWlzosgSIIZURCjo/ad+EQJJB4Hv8BFt+IDpQoCx1wjOSBFhh2XssxEIYn3ulI/6MNReE07UIWJEv8UEOWDS88LY97kqyTliJKKtuYBbruAyVh5wOHiXmpi5we58Ek028czwyuQdLKPG1Bkb4NnM+VeAnfHqn1k4+GPT6uGQcvu2h2OVuIf/gWUFyy8OWEpdyZSa3aVCqpVoVvzZZ2VTnn2wU8qzVjDDetO90GSy9mVLqtgYSy231MxrY6I2gGqjrTY0L8fxCxfCBbhWrsYYAAAAAElFTkSuQmCC); display:block; height:44px; margin:0 auto -44px; position:relative; top:-22px; width:44px;"> </div></div>

“It was the best of times, it was the worst of times”. Charles Dickens, A Tale of Two Cities

Una publicación compartida de MAXIMHUERTA (@maximhuerta) el

</div> 

Y la frase del novelista inglés del siglo XIX recogida en 'Historia de dos ciudades' continuaba: "La edad de la sabiduría y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero nada teníamos; íbamos directamente al cielo y nos extraviábamos en el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo.”


Etiquetas
Comentarios