Sociedad
Suscríbete por 1€

Maxim Huerta pone tierra de por medio y cita a Dickens

El exministro de Educación ha viajado a Londres.

Maxim Huerta pone tierra de por medio y cita a Dickens
Maxim Huerta pone tierra de por medio y cita a Dickens
Efe

Maxim Huerta, el ministro que menos tiempo ha permanecido en un Gobierno de la democracia española, ha volado a Londres.

Aunque ha decidido cancelar su cuenta de Twitter,  tal vez debido a las chanzas de las que se hicieron eco las redes sociales una vez que fue abocado a dimitir por su turbia relación con Hacienda en el pasado, el exministro de Cultura y Deporte mantiene una cuenta en Instagram. Allí ha dado fe de que ha salido de España para dirigirse a Londres.

Como buen escritor y exministro de Cultura, su pasión por la literatura y conocimiento de esta ha quedado evidenciada en una cita de Charles Dickens: "Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos". Que cada cual saque sus conclusiones de la misma.

<div style="padding:8px;"><div style=" background:#F8F8F8; line-height:0; margin-top:40px; padding:52.926829268292686% 0; text-align:center; width:100%;"><div style=" background:url(data:image/png;base64,iVBORw0KGgoAAAANSUhEUgAAACwAAAAsCAMAAAApWqozAAAABGdBTUEAALGPC/xhBQAAAAFzUkdCAK7OHOkAAAAMUExURczMzPf399fX1+bm5mzY9AMAAADiSURBVDjLvZXbEsMgCES5/P8/t9FuRVCRmU73JWlzosgSIIZURCjo/ad+EQJJB4Hv8BFt+IDpQoCx1wjOSBFhh2XssxEIYn3ulI/6MNReE07UIWJEv8UEOWDS88LY97kqyTliJKKtuYBbruAyVh5wOHiXmpi5we58Ek028czwyuQdLKPG1Bkb4NnM+VeAnfHqn1k4+GPT6uGQcvu2h2OVuIf/gWUFyy8OWEpdyZSa3aVCqpVoVvzZZ2VTnn2wU8qzVjDDetO90GSy9mVLqtgYSy231MxrY6I2gGqjrTY0L8fxCxfCBbhWrsYYAAAAAElFTkSuQmCC); display:block; height:44px; margin:0 auto -44px; position:relative; top:-22px; width:44px;"> </div></div>

“It was the best of times, it was the worst of times”. Charles Dickens, A Tale of Two Cities

Una publicación compartida de MAXIMHUERTA (@maximhuerta) el

</div> 

Y la frase del novelista inglés del siglo XIX recogida en 'Historia de dos ciudades' continuaba: "La edad de la sabiduría y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero nada teníamos; íbamos directamente al cielo y nos extraviábamos en el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo.”


Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión