Despliega el menú
Sociedad

El no consentimiento

Manifestación en Zaragoza contra la sentencia de La Manada.
Los zaragozanos se movilizan contra la sentencia de La Manada
HA

Es la piedra angular sobre la que bascula la urgencia de regular la ley contra violaciones y abusos sexuales contra mujeres: el no consentimiento. ¿Hay que redefinir lo que significa consentir? La agresión sexual es un atentado contra la libertad sexual de otra persona, que es la facultad de disponer del propio cuerpo y el ejercicio libre de la sexualidad. Agresión es ir en contra de la voluntad de alguien con violencia o intimidación, y añadimos: cuando no hay consentimiento en todos los modos que hay de no consentir.

¿Qué hay que explicar para entender lo que es no consentir? Cualquier clase de empleo de fuerza, intimidación o violencia para abordar sexualmente a alguien es una violación. Si un hombre fuese violado sexualmente por cinco hombres, ¿se le preguntaría si opuso la debida resistencia?, ¿o si gritó lo bastante para que alguien le socorriera?, ¿se le cuestionaría si dijera que presa del terror y del miedo a morir se sometió a las vejaciones que los cinco violadores quisieran hacerle?, ¿se le exigiría que demostrase si forcejeó intentando soltarse de los que le agarraban por los brazos o por detrás? Atracándote cinco personas, si no te resistes y les das el reloj y la cartera para que no te apaleen o te rajen, ¿eso no es robo?

El caso de la violación múltiple de la Manada es tan terrible que ha traspasado fronteras y está obligando a un replanteamiento urgente de las leyes que deben proteger a la mujer, pero el problema es que las violaciones en grupo se multiplican y ese no es un caso aislado, igual que crecen los casos de mujeres que son drogadas y, presas inconscientes, son sometidas a los abusos que quieran cometer con ellas. ¿Qué está pasando?

Sí, hay que reformar leyes y hay que exigir castigos ejemplares, pero además debemos exigir que los casos de violaciones, abusos sexuales y agresiones contra mujeres sean juzgados por un tribunal popular; hay que endurecer penas contra estos delitos y exigir que se cumplan en su totalidad. No se entiende que, con penas tan bajas puestas en algunos casos juzgados, haya además que tolerar que algunos de estos violadores puedan favorecerse de reducciones de penas o incluso algún indulto. Sí, existe alarma social y sobre todo entre las mujeres. ¿Hay que jugarse la vida y que te maten para poder demostrar ante un tribunal que no se dio consentimiento para una violación?

Etiquetas