Despliega el menú
Sociedad

Hagamos balance del curso: ¿cuántos casos de bullying hay en tu colegio?

En torno al 20% de los escolares sufren acoso escolar en España. En Aragón este porcentaje baja hasta el 18,5%.

El acoso puede tener terribles consecuencias para las víctimas.
El acoso puede tener terribles consecuencias para las víctimas.
Pixabay

Las cifras de la prevalencia del ‘bullying’ o acoso escolar en los colegios ponen los pelos de punta y demuestran que se trata de un problema muy extendido que afecta al 20% del alumnado. En Aragón, al 18,5% concretamente. Su gravedad no solo deriva de la gran cantidad de casos de abusos y agresiones que se producen en los centros educativos, sino de las terribles consecuencias que puede tener para la víctima, llegando, incluso, hasta el suicidio.

Por ello, y con el fin de ayudar a la concienciación de este problema, esta semana se celebra el Día Mundial contra el Bullying, gracias a una iniciativa de la oenegé Bullying Sin Fronteras que se aprobó por la Unesco hace cinco años.

El acoso escolar puede consistir en un maltrato físico mediante patadas y golpes; o en uno verbal, a través de insultos y ofensas; pero también puede basarse en la violencia psicológica, ignorando o haciendo el vacío a la persona acosada. En algunos casos, existe hasta una coacción económica, obligando a la víctima a pagar a su agresor para evitar el linchamiento. Todo esto se multiplica e intensifica a través del uso de internet, de manera que las redes sociales y los grupos de Whatsapp pueden representar una amenaza conocida como ciberacoso.

¿Qué se puede hacer?

“Ningún colegio es mejor o peor que otro por registrar casos de acoso escolar”, explican desde la Delegación de Participación Ciudadana de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional de Zaragoza, en una de las muchas charlas que han impartido este curso en los centros de la capital aragonesa. De hecho, insiste en que nunca deberían “taparse” los posibles casos de bullying, pues la clave para gestionarlos y solucionarlos es, en primera instancia, detectarlos y, seguidamente, denunciarlos.

Cabe recordar que, por ley, todos los colegios tienen integrados un protocolo de actuación e intervención ante situaciones de acoso escolar, de manera que comunicarlo al centro debería ser lo primero que hay que hacer cuando nos encontramos ante un caso de estas características.

En este sentido, la colaboración de los profesores, los padres y la de los propios alumnos resulta crucial para identificar a la víctima y a la persona agresora. Concretamente, es relevante el trabajo con los testigos que presencian el abuso para que lo eviten o lo frenen. Como dice la canción de El Langui, en el colegio ‘Se buscan valientes’, lema de la campaña de 12 meses contra el acoso escolar.

Etiquetas