Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Miguel Belló: "Toda la actividad espacial de España vale menos que un futbolista"

Belló (Puertollano, Ciudad Real, 1961), doctor en Ingeniería Aeroespacial, dio una charla en el Patio de la Infanta sobre la observación de la Tierra.

Miguel Belló, hace unos días en el Patio de la Infanta.
Miguel Belló, hace unos días en el Patio de la Infanta.
José Miguel Marco

Yuri Gagarin se fue al espacio el 12 de abril de 1961. ¿Qué ha cambiado desde entonces?

Hemos avanzado muchísimo, pero ni de lejos estamos haciendo el esfuerzo que se hacía entonces. Aquella era una época excepcional, había una guerra fría, una carrera espacial entre la Unión Soviética y Estados Unidos, que dedicaban una cantidad inmensa de dinero al espacio.

Pero la guerra fría acabó...

... y si hubiéramos seguido ese ritmo tendríamos una ciudad en Marte. Ahora se hacen cosas más impresionantes, sí, pero no al ritmo que han evolucionado otras tecnologías. Seguimos con cohetes muy parecidos a los que se lanzaban en 1957.

Dedicarse al espacio es carísimo.

No lo es, pero no es un tema de países individuales, sino de esfuerzos colectivos. Y toda la actividad espacial de España, que es un actor clave en Europa, vale menos que un futbolista.

¿España es puntera?

Lo es. El problema es que comunicamos mal. En España hay 18 o 20 empresas que hacen cosas muy buenas. Por ejemplo, la misión Rosetta, que consiste en posar una sonda en el núcleo de un cometa. Es la primera vez que se hace, y la parte más difícil, la estrategia orbital para acercarte al cometa, se ha hecho en España. O el proyecto Galileo, el GPS europeo. Sus componentes más críticos también son ‘made in Spain’.

El espacio está lleno de chatarra. ¿Hay riesgo de que el cielo caiga sobre nuestras cabezas?

Para los humanos el riesgo es muy pequeño. Hay catalogados 20.000 objetos de más de 5 centímetros. Pero creemos que hay del orden de un millón más de hasta un milímetro. Qué tontería, ¿verdad? El problema es que un objeto de un milímetro, a 30.000 kilómetros por hora, es peor que una bala, puede matar a un astronauta en un paseo espacial. Ese es un riesgo muy grave para una misión.

¿Qué hacer con los satélites propulsados con energía nuclear?

En la década de los 70, la URSS y EE. UU. pusieron satélites espía de este tipo, con uranio y plutonio. La ONU los prohibió, y desde los años 80 no se han vuelto a lanzar. De esos hay 50. Uno cayó en el norte de Canadá y sembró de radiactividad la zona. Y Fidel Castro dijo que había muerto una vaca alcanzada por restos de un satélite lanzado en Florida, pero para los expertos es una leyenda urbana. Y no hay fotos de la vaca muerta...

Con tanta basura y tanto satélite, allá arriba el tráfico está fatal.

Todos los días debemos calcular si chocaremos con algún fragmento. Igual que hay controladores aéreos para los aviones, hace falta que los haya para el tráfico espacial. Deimos ha dado el primer paso: tenemos tres telescopios en Sierra Morena para rastrear el cielo. Como empresa privada, ofrecemos servicios para catalogaciones, para prevenir choques...

¿Por qué nunca hemos vuelto a la Luna?

Trump quiere volver, pero es porque Obama quería ir a Marte. La Luna es un sitio inhóspito para establecer una colonia. Marte tiene cañones, con lo cual debe haber agua, y tiene atmósfera.

Solo en ir se tardaría dos años.

Por lo menos, y no tendría sentido sin haber hecho algo antes en la Luna. Acabaremos haciendo cosas allí antes de viajar a Marte.

¿Es posible ir, realmente?

Es factible, sí. Si dedicamos los recursos, lo haremos. El eslabón más débil somos nosotros. La Tierra tiene un campo magnético que nos protege de la radiación del Sol. Estamos sometidos a ella en el momento en que salimos de la Tierra, afecta al cuerpo y probablemente sea muy cancerígena. La tecnología ya está: hemos puesto naves automáticas en Marte. Se pueden poner naves tripuladas.

¿Iremos al espacio de vacaciones?

El turismo espacial es caro, aunque acabará funcionando. Pero el futuro es el transporte orbital. Ir de un continente a otro por el espacio, no por la atmósfera. Tardaríamos 15 minutos en ir a Nueva York, no 8 horas. Es un paso más.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión