Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Cine

Muere el brutal sargento instructor de 'La chaqueta metálica'

Kubrick convirtió en actor a R. Lee Ermey, un condecorado marine contratado en principio como asesor militar de la película.

Oskar Belategui Actualizada 16/04/2018 a las 20:19
Etiquetas
George W. Bush saludando a R. Lee Ermey en una imagen de archivo.Afp

"Vais a hacer instrucción hasta que se os quede el culo como mantequilla (...). Solo eres un pichafloja, me quedo con tu nombre y me quedo contigo (...). En Tejas solo hay vacas y maricones. Y tú no te pareces mucho a una vaca (...). ¿A tus padres les queda algún hijo vivo? Seguro que están arrepentidos". El cúmulo de brutalidades que el sargento Hartman vociferaba a sus reclutas en 'La chaqueta metálica' convirtió en estrella a Ronald Lee Ermey. Contratado en principio por Stanley Kubrick como asesor, Ermey deslumbró al director con sus parrafadas llenas de tacos e insultos. Así que decidió adjudicarle el papel del militar que da la 'bienvenida' a los soldados que se preparan en Parris Island antes de partir a Vietnam. Kubrick le dejó improvisar y dio por buenas sus segundas o terceras tomas, algo insólito en un realizador célebre por un perfeccionismo enfermizo.

Ermey (Emporia, Kansas, 1944) murió el pasado domingo a los 74 años a causa de una neumonía. "Todos te extrañaremos. Semper Fi, Gunny. Buena suerte", escribió su representante en referencia al lema del Cuerpo de los Marines, en el cual sirvió de 1961 a 1971, cuando le dieron de baja por motivos de salud. 'Gunny' (Artillero), como le conocían sus compañeros, pasó 14 meses en Vietnam y estuvo en dos ocasiones en Okinawa. Fue ascendido a sargento de artillería en 2002, lo que lo convirtió en el primer militar retirado de la historia de los Marines que lograba ese honor.

Juguete en 'Toy Story'

Una adolescencia problemática fue el pasaporte de Ermey al cuartel. Tras ser detenido varias veces por la Policía, un juez le dio a elegir: la cárcel o el ejército. Con 27 años ya servía en Vietnam, donde obtuvo varias medallas por sus servicios. Tras licenciarse decidió quedarse en Manila y estudiar criminología y arte dramático. Allí coincidió con Francis Ford Coppola, enfangado en el rodaje de 'Apocalypse Now', que ha pasado a la historia como el más caótico de la historia del cine. Ermey fue contratado como consejero técnico y aparece sin acreditar como piloto de uno de los helicópteros.

Tras 'Los chicos de la Compañía C' y 'Medalla al valor', salta al estrellato en 'La chaqueta metálica', por la que estuvo nominado al Globo de Oro como actor de reparto.

A partir de entonces su presencia e inconfundible voz fue reclamada en papeles de agente de la autoridad por decenas de películas: 'Arde Mississippi', 'Seven', 'Pena de muerte', 'La matanza de Texas', 'Leaving Las Vegas'... Con el tiempo, Ermey, que tuvo su propio muñeco en las tiendas como Hartman, hasta llegó a parodiar su personaje en 'Agárrame esos fantasmas', de Peter Jackson. También dobló al sargento de juguete de 'Toy Story'.

En 2014, protagonizó una polémica con asociaciones de animalistas al colgar en Facebook fotos de sus cacerías de leones en África. "El problema es que los políticos no saben nada de la guerra", lamentaba este activo defensor de los militares veteranos, que durante ocho años presentó en History Channel un programa sobre la historia del Ejército americano. Vincent D'Onofrio, el recluta Patoso que le sufría en 'La chaqueta metálica' y que acababa cargándoselo de un disparo, le recordaba el domingo con cariño en Twitter: "Saber que Ermey se ha ido me trae recuerdos maravillosos. Era un tipo auténtico".





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo