Despliega el menú
Sociedad

Asunción Cisneros: "Con un '¿qué tal con tu pareja?' podemos detectar más casos de violencia"

Cisneros dirige desde el Departamento de Sanidad de la DGA la formación en violencia de género de los profesionales de Atención Primaria.

Cisneros, en el Paraninfo, en unas jornadas de Medicina.
Cisneros, en el Paraninfo, en unas jornadas de Medicina.
A. Navarro

¿Por qué se está empezando a formar a los médicos de Atención Primaria en violencia de género?

El porcentaje de mujeres maltratadas es muy alto y no lo terminamos de detectar. Diagnosticamos con más facilidad los casos que acuden a Urgencias y los de agresiones sexuales, porque son manifiestos. Sin embargo, los profesionales de Atención Primaria se tienen que atrever a preguntar a las pacientes "¿con tu pareja qué tal?". Solo con esa pregunta ya podemos detectar más casos de violencia de género. Según un estudio de la OMS, las mujeres afirmaron que su médico es a la única persona a la que se atreverían a decirle lo que les pasa si les preguntara.

¿Qué sucede cuando detectan que una mujer es víctima de violencia?

Tenemos unos sistemas informáticos perfectamente preparados para registrar lo que cuentan las mujeres, los síntomas y las lesiones que tienen. Les hacemos una serie de preguntas como "¿tiene usted miedo de volver a su casa?, ¿en su casa quién hay?, ¿su marido tiene armas?". Porque todo eso son factores de mucho riesgo y hay que valorarlo. Con esas mujeres es con las que hay que actuar ya pero ya. Nosotros podemos emitir un parte de lesiones y explicarles que eso no significa poner una denuncia, sino mucha seguridad para ellas. Cuando se registra un parte desde Atención Primaria y también desde Urgencias inmediatamente sale un correo encriptado a la Policía. En Aragón empezamos con este sistema hace unos años en Urgencias y desde el año pasado en Atención Primaria.

¿Y después vendría la denuncia?

La Policía se pone en contacto con ella con todas las medidas de seguridad, empiezan a ayudarla y a convencerla de lo importante que es poner una denuncia. Pero muchas no quieren hacerlo porque no son tontas y han visto en televisión que mujeres que han denunciado han sido asesinadas. Sobre todo es porque los quieren, no se dan cuenta de que lo que les pasa a ellas no es normal.

¿Qué tienen en común las víctimas?

Son mujeres hiperfrecuentadoras del centro de salud por problemas diversos. A veces es difícil verles los moratones porque acuden por depresión. Son mujeres que llevan la tristeza en los ojos. Además, algunas van acompañadas a la consulta por su pareja. Si el acompañante dice "que entro yo que esta no se entera de nada" nos tenemos que poner en alerta máxima. Otras veces son mujeres embarazadas que pierden el feto por golpes o acuden a una revisión y la matrona les ve moraduras, que no son de caerse por las escaleras, ni de darse un golpe.

¿Los profesionales también tienen miedo?

Nosotros no hemos sido formados en violencia de género. A veces nos llama el juez y tenemos que ir a declarar y tenemos miedo por lo que les pueda pasar a ellas. También por las represalias, porque los dos de la pareja son del mismo médico y luego el marido seguramente irá a amenazarle. Pero es un riesgo que tenemos que asumir, va en nuestra profesión.

En 2017 la violencia de género aumentó en Aragón un 22,7%. En total 3.860 denuncias. ¿Se están visibilizando más los casos o están aumentando?

Yo creo que le estamos dando más visibilidad, se está haciendo público y se está viendo que los agresores van a la cárcel.

¿Algún día se terminará esta lacra?

Yo creo que sí. Las mujeres ahora son conscientes, solo hay que ver la manifestación del otro día. En todas las sesiones que he dado en algunos colegios, alguna chica me venía a preguntar si algo que le hacía su novio era violencia de género, en general es que sí, y les recomiendo la guía ‘No te líes con chicos malos’. No obstante, yo creo que este país está dando un cambio y habrá cosas que no se permitirán ya. Esto es un viento que ya no se puede parar.

Etiquetas
Comentarios