Sociedad
Suscríbete por 1€

Gear Iconx, los auriculares true wireless para el deporte más completos

Con autonomía, control táctil y memoria interna, estos auriculares ‘true wireless’ de Samsung son los más completos del mercado.

Sensores. Los auriculares Iconx de 2018 han eliminado el sensor cardiaco de la versión aterior, pero a cambio son capaces de detectar cuándo el usuario se saca el dispositivo de la oreja, para pausar la reproducción  o usar un solo auricular de forma automática.
Sensores. Los auriculares Iconx de 2018 han eliminado el sensor cardiaco de la versión aterior, pero a cambio son capaces de detectar cuándo el usuario se saca el dispositivo de la oreja, para pausar la reproducción o usar un solo auricular de forma auto

Los auriculares totalmente liberados de cables –ni del reproductor al auricular, ni de los auriculares entre ellos– parece que han llegado para quedarse.

Muchas son las ventajas frente a los tradicionales ‘cascos’ de toda la vida, aunque las podríamos resumir en dos: comodidad y libertad absoluta de movimiento.

Aunque algunos son también los inconvenientes, de una tecnología aún poco madura que acaba de llegar a su segunda generación inaugurada por los Gear Iconx de Samsung. Fueron los coreanos, el primer gran fabricante en sacar al mercado unos auriculares ‘true wireless’ que llegan en una nueva versión que corrige los errores de sus predecesores y deja todavía algunos puntos por pulir.

Los Iconx fueron, y son, los auriculares sin cables más completos del mercado. Pueden ser utilizados para escuchar música almacenada en cualquier dispositivo bluetooth (móviles, tabletas, ordenadores...) y también tienen una memoria interna de algomenos de 4 GB por auricular que les permite almacenar miles de canciones o podcast y usarlos de forma independiente.

Para transmitir la música a los auriculares se puede conectar la funda por USB a aun ordenador y descargar un software específico, o hacerlo directamente con el móvil a través de la conexión inalámbrica y la 'app' oficial Gear disponible para Android e iOS.

Su batería ha sido considerablemente mejorada. Frente a las dos horas de la primera generación, los Iconx de 2018 tienen cinco horas de autonomía cuando están emparejados a un dispositivo y hasta siete si los usamos sin conectar.

Además, cuentan con una funda para transportarlos y recargarlos que añade una carga extra completa. Este caparazón es bastante voluminoso y tiene menos capacidad que los de la competencia (el de los Airpods da 24 horas extra), también se echa en falta un sistema de anclaje entre los auriculares y la funda a través de imanes, ya que muchas veces el encaje da error y los auriculares se quedan sin cargar.

Otra mejora frente a los del año pasado es que se puede usar un solo auricular de forma más cómoda (no hace  falta indicar cuál es el auricular principal, sino que basta con dejar el que no usemos dentro de la funda) doblando así las horas de batería usando uno y después otro.

Los Iconx son muy cómodos y las diferentes gomas incluidas en el ‘pack’ permiten adaptarlos a cualquier tamaño de oreja. Son perfectos para la práctica deportiva ya que cuentan los pasos, registran carreras y, una vez colocados, es casi imposible que se caigan de manera accidental.

El sonido tiene buena calidad -aunque otros auriculares como los Bose Soundsport Free consiguen una respresentación del sonido muy superior- y las almohadillas crean una cancelación de ruido pasiva que aísla al usuario, pero puede ser anulada mediante un sistema de ‘sonido ambiente’ que, a través del micrófono –que también sirve para llamar e interactuar con los asistentes virtuales del móvil–, recoge el sonido del exterior y lo reproduce directamente en el oído. Las llamadas se escuchan muy bien, aunque con un sonido lejano, como cuando usamos el manos libres.

La reproducción de música, el volumen y las diferentes funciones deportivas y de cancelación de sonido ambiente se controlan con gestos, a través de la superficie táctil que cubre prácticamente todo el auricular y que, tras un pequeño periodo de aprendizaje, es sorprendentemente útil.

Manteniendo pulsada la superficie táctil de auricular accedemos a una serie de opciones entre las que se encuentra el inicio de la práctica deportiva. Durante el entrenamiento, los Iconx de 2018 son capaces de medir, a través de los sensores de movimiento, el tiempo y los pasos dados, y calcular, aproximadamente, la distancia recorrida y las calorías quemadas. Además, reproduce consejos y anima al usuario a superarse durante la carrera de forma regular. Samsung ha optado por eliminar el sensor cardiaco de esta nueva versión seguramente para ahorrar costes y batería.

Por sus muchos añadidos, los Gear Iconx de Samsung son los auriculares true wireless para el deporte más completos que hemos probado nunca. Sus principales 'peros' son la escasa capacidad energética de su funda, la falta de un sistema de anclaje con imanes y el precio, que ronda los 230 euros, pero las mejoras frente a la anterior generación -sobre todo en batería- son más que notables.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión