Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Laboratorios para un mundo más seguro, inteligente y conectado

La industria pide resultados y los centros tecnológicos que le ayudan a afrontar los numerosos retos ligados a unas tecnologías en continua evolución necesitan poner a prueba sus soluciones, y ver si funcionan. A lo largo de este año se pondrán en marcha en Itainnova nuevos laboratorios de inteligencia artificial, internet de las cosas, calidad estructural y control y sistemas autónomos.

Cuatro nuevos laboratorios de innovación se pondrán en marcha en Itainnova
Cuatro nuevos laboratorios de innovación se pondrán en marcha en Itainnova

En los centros tecnológicos como Itainnova se genera una ingente cantidad de conocimiento a través de proyectos de investigación propia o en colaboración, pero solo experimentando ese conocimiento o resolviendo problemas reales de la industria o de la empresa se obtienen resultados verdaderamente útiles. Por eso, disponer de laboratorios donde probar si las cosas funcionan es imprescindible. Unos equipamientos que evolucionan para caminar al mismo paso que la tecnología.

El objetivo marcado por la dirección de Itainnova para 2018 es poner en marcha los laboratorios: de Inteligencia Artificial y Sistemas Cognitivos, Internet of Things y Blockchain, Structural Health Monitoring y Control y Sistemas Autónomos.

Todos ellos, explica el director de Itainnova, Ángel Fernández, "se enmarcan en nuestro plan científico-tecnológico y en nuestra estrategia de crecimiento y capacitación, y responden a los retos que nos plantea la Unión Europea, pero que también pide nuestra región, como son la transformación digital, el vehículo eléctrico y la conducción autónoma, la industria 4.0 en todas sus vertientes y su aplicación a la agroalimentación, logística, construcción y maquinaria, por citar algunos".

Gracias a la aportación del Gobierno de Aragón a través de los Presupuestos 2018, "vamos a acometer una inversión de 3,5 millones de euros en equipamiento científico-tecnológico, como mínimo hasta el año 2020; el 60% corresponde a 2018". Fernández destaca que "vamos a triplicar la superficie de bancadas de ensayos de fatiga porque cada vez son más las empresas de distintas partes del mundo, y de diferentes sectores como el transporte, aeronáutica, automoción, etc., que nos confían la seguridad y fiabilidad de sus componentes".

Explica que "estamos hablando de laboratorios de innovación, es decir, espacios donde compartirán actividad empresas que desarrollen producto y tecnología, estudiantes finalizando sus grados y másteres y emprendedores, junto a nuestros técnicos y nuevos talentos". Ligado al crecimiento del instituto, contemplan dar cabida a 40 tecnólogos y posdoc.

El director de Itainnova espera disponer de los cuatro laboratorios "de manera completamente operativa, excepto alguna inversión que requiere un mayor periodo de implantación, para septiembre de 2018".

"Ya tenemos desarrolladas las nuevas tecnologías relacionadas con la ciencia de datos, el blockchain, los algoritmos de control de la robótica 4.0 o las metodologías de ensayo de productos de alta seguridad –señala– y queremos mostrarlas de tal manera que puedan verse y tocarse porque son el resultado de proyectos para los cuales ya hemos realizado innovación y transferencia a los sectores de actividad, ya sea empresarial o del ámbito de la administración pública".

En ingeniería avanzada "solo sabremos si hemos encontrado la solución si la prototipamos primero y la ensayamos después" en laboratorios de este tipo. "Así, haciendo, aprendemos si nuestro conocimiento teórico es correcto y verdaderamente aplicable".

Laboratorio de Structural Health Monitoring
Poder garantizar la integridad estructural de sistemas y componentes siempre ha sido un aspecto clave de la ingeniería. La incorporación a elementos tradicionalmente mecánicos de nuevos materiales, electrónica y software, permite que sus capacidades den un salto cualitativo, añadiendo nuevas funcionalidades como la capacidad de autodiagnosticar su ‘salud estructural’ o predecir cuánta vida útil les queda. Pero la incorporación de estas capacidades de manera fiable es un punto crítico, para lo cual se requieren instalaciones que permitan replicar las condiciones reales en un entorno controlado. El laboratorio de Structural Health Monitoring (SHM) que se pondrá en marcha próximamente en Itainnova es la evolución del actual de integridad estructural y fatiga junto con diseño basado en simulación. Van a multiplicarse sus capacidades y a la vez incorporará sistemas de medida y diagnóstico con aplicación a la automoción, ferrocarril, energía... "Ensayamos a nivel virtual, diseñamos y construimos y ensayamos a nivel real, ese es el objetivo", indican desde Itainnova.

Laboratorio de Control y Sistemas Autónomos
Muchos de los dispositivos y productos con que interactuamos funcionan gracias a sistemas de control que les dotan de unas mayores prestaciones de funcionalidad, fiabilidad, seguridad y versatilidad. Desde la ECU de un coche (unidad de control del motor) hasta el sistema de navegación de un dron. En el nuevo laboratorio de Control y Sistemas Autónomos se ensayarán de manera virtual estos sistemas para ver que funcionan correctamente antes de construirlos. Después, una vez construidos, serán ensayados a nivel real. En un futuro próximo, "disponer de este laboratorio permitirá validar si un AGV (vehículo de guiado automático) o un dron en un almacén o una máquina en una obra trabajará cumpliendo los requisitos fijados, y todo ello sin la necesidad de haber sido fabricados, reduciendo costes y ‘time-to-market’", señalan desde Itainnova. Aplicando la inteligencia artificial "también podemos entrenar a ese ‘piloto automático’ o sistema autónomo de igual manera que se entrena un piloto de Fórmula 1, delante de un simulador". Al igual que estas máquinas autónomas, en Itainnova también se está dotando de inteligencia a bancos de ensayo de componentes y sistemas robóticos.

Laboratorio de Inteligencia Artificial y Sistemas Cognitivos
En el laboratorio de Inteligencia Artificial y Sistemas Cognitivos (AICognitive) "queremos hacer máquinas más humanas, que aprendan y razonen como el ser humano pero que ayuden al ser humano". Son conscientes de que la inteligencia artificial está produciendo cambios disruptivos en las organizaciones privadas y públicas porque sus aplicaciones son extraordinarias. Los algoritmos van ganando peso en las compañías, de forma que todo lo que sea automatizable se automatizará; cualquier decisión capaz de ser tomada en menos de dos minutos será resuelta por sistemas que aprendan automáticamente, por lo que cualquier problema de negocio complejo ganará en eficiencia. Pero veremos también nuevas herramientas para que las personas mejoren su trabajo, tomen mejores decisiones basadas en el valor y sentido que obtienen de los datos. Es lo que se denomina el ‘trabajador aumentado’. En una organización se genera mucho conocimiento y los sistemas cognitivos permiten que esos datos se conserven, se clasifiquen y sean accesibles para todos los trabajadores, haciendo posible, por ejemplo, que si están fabricando piezas de plástico, eviten cualquier error de producción gracias al ‘machine learning’. Pero también se aplica el ‘deep learning’ y las ontologías para gestionar el conocimiento que se tiene a partir de la información que se maneja, lo cual, trasladado por ejemplo a la administración pública, redunda en una mejor información al ciudadano y mayor eficiencia de los gestores públicos. Por esta razón, se espera que uno de los grandes beneficiados sea la administración pública.

Laboratorio de Internet of Things y Blockchain
El internet de las cosas (IoT) está permitiendo la conexión del mundo físico y el mundo digital a través del uso de dispositivos físicos capaces de obtener información de la realidad, comunicarla y procesarla en tiempo real para generar servicios de valor. Blockchain es el complemento perfecto para IoT, ya que permite un uso seguro, distribuido e inmutable de la información, así como la generación automática de transacciones de valor entre sensores, sistemas o personas. En el nuevo laboratorio de Internet of Things y Blockchain (IoT&Blockchain) de Itainnova se van a desplegar sensores, sistemas de comunicaciones inalámbricos, como NBIoT (internet de las cosas de banda estrecha), e infraestructuras para realizar análisis de datos en tiempo real, así como soluciones basadas en blockchain. Todo ello en ‘rincones’ que emularán escenarios reales industriales, logísticos y de transporte. Se pretende, precisan desde Itainnova, "generar un ecosistema de innovación en el que empresas, personas en formación, emprendedores y personal de Itainnova trabajemos juntos en el desarrollo de nuevos sistemas y productos que generen un alto valor para nuestra tierra".

Etiquetas
Comentarios