Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Historias de innovación

Rayos solares para medir la dirección del viento

Kintech Engineering ha desarrollado Geovane, un dispositivo único en el mundo que acaba con los errores en las mediciones de la dirección del viento. Con esta solución, se consigue optimizar el parque eólico y evitar pérdidas económicas.

Eva Sereno Actualizada 12/03/2018 a las 10:42
Geovane se instala debajo de la veleta, en el brazo de la torre de mediciónKintech Engineering

Conocer la dirección del viento para diseñar un parque eólico es clave para realizar la distribución de los aerogeneradores y elegir el tipo de máquina que se va a instalar. Pero hacer estas mediciones no es fácil. En general, “es preciso uno o dos años de mediciones de dirección y velocidad local, que luego se corrigen haciendo uso de observaciones meteorológicas a largo plazo de estaciones que no son del todo precisas y arrojan un cierto margen de error”, según explica Eladio Martín, ingeniero de Análisis de Recurso Eólico en la empresa zaragozana Kintech Engineering.

La medida de la dirección del viento se lleva a cabo mediante veletas, que se deben instalar de tal manera que su referencia angular coincida con el Norte. Esto, en la práctica, es muy complicado de lograr porque los métodos tradicionales no pueden orientar de forma totalmente correcta. Un factor que hace que aparezca un 'offset' en las mediciones (desviaciones entre la dirección del viento medida y la real), que la industria asume como estándar, a pesar de las consecuencias negativas que se producen por no poder lograr una disposición óptima de los aerogeneradores en el parque eólico, acortarse su vida útil y precisar de un mayor mantenimiento.

Además, no se aprovecha todo el potencial del viento y se producen pérdidas económicas. Por ejemplo, un 'offset' de siete grados en un parque de 12 aerogeneradores supone unas pérdidas económicas de más de 97.000 euros al año. También se han dado casos graves en los que este margen de error llega a los 20 grados, “lo que genera una incertidumbre inmensa a la hora de realizar el diseño del parque”, explica Chema Sanz, ingeniero de I+D.

Un conjunto de problemas al que ahora le ha puesto solución la empresa zaragozana Kintech Engineering con su innovación Geovane (nombre que procede de la combinación de ‘Geo’ de ‘Geographic’ y ‘vane’ de ‘veleta’ en inglés). Este dispositivo o 'veleta geográfica' es único y pionero a nivel mundial y permite hacer estas mediciones con exactitud para que no haya 'offset'.

Cómo funciona

Geovane se instala debajo de la veleta, en el brazo de la torre de medición, e indica el 'offset' de la misma para poder corregir los datos de dirección. “Te dice el 'offset' que hay, despreocupándote por completo de orientar la veleta al instalarla”.

Este desarrollo, con patente europea y financiación del CDTI, se basa en la idea de utilizar el sol para saber el norte geográfico. Un sistema que ya era empleado en la antigüedad y por pueblos como los vikingos, siendo habitual que se utilizaran brújulas solares. Ahora, este proceso se lleva a cabo con tecnología 'hecha en España' y con total precisión.

Para conseguirlo, primero se hace un cálculo para conocer la posición del sol, mediante ecuaciones y tres datos: la ubicación, la fecha y la hora. Estos parámetros son proporcionados por el GPS que está situado en el interior de Geovane. De esta manera, se puede saber dónde está el sol y su posición angular respecto al norte geográfico.

A continuación se precisa conocer “dónde está el sol respecto a Geovane”. Para ello, “se filtra la luz del sol mediante una serie de rendijas que incorpora el dispositivo y se miden los ángulos de las sombras generadas con un conjunto de fotosensores”, añade Rafael Tallada, ingeniero de I+D.

Rayos solares para medir la dirección del viento

En concreto, son ocho dispositivos fotosensibles de 128 píxeles cada uno, que igualmente están situados en su interior. En esta parte del desarrollo, la Universidad de Zaragoza ha colaborado en el algoritmo matemático para que Geovane funcione en cualquier posición y no sólo en horizontal.

Los datos obtenidos en ambos procesos se comparan y se realiza una resta. “Si el resultado es cero, no hay 'offset'. En caso contrario, se obtiene el valor del 'offset'”, que indica la corrección a aplicar a los datos de dirección del viento medidos por la veleta.

Geovane tiene además otras aplicaciones en el sector eólico. También se instala en los propios aerogeneradores para orientar las turbinas y en dispositivos de medición remota, como los sodars y lidars, para conseguir alineaciones precisas.

Este dispositivo, que se comercializa a nivel internacional, se puede emplear tanto en nuevas instalaciones como en las existentes. En la actualidad, hay unidades instaladas en torres de medición de 100 metros de altura de la localidad zaragozana de Lumpiaque, así como en Alfajarín e instalaciones eólicas de La Rioja y de Francia, entre otras.

 

 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo