Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Liberalismo e intervencionismo se ven las caras en el futuro de la robótica

Lacalle ha recordado que hay estudios que señalan que la robótica podría generar dos millones de puestos de trabajo nuevos en España.

Arquitectura robótica
Arquitectura robótica
MIT MediaLab

Liberales e intervencionistas vuelven a verse las caras en el reto de incorporar la robótica al futuro de la economía española sin que tenga un efecto negativo en el empleo, tal y como ha evidenciado el debate que han mantenido en Zaragoza los gurús de la economía José Carlos Díez y Daniel Lacalle.

En un encuentro titulado "Diálogos para el desarrollo" los dos divulgadores han confrontado sus opiniones sobre el papel que debe jugar el Estado para garantizar que la inclusión de estas nuevas tecnologías no destruya puestos de trabajo.

Ambos coinciden en que hay que afrontar los inminentes procesos de robotización como una oportunidad para generar un nuevo tipo de empleo pero, mientras que Lacalle apuesta por incentivar la iniciativa privada, Díez insiste en la necesidad de invertir en financiación autonómica.

"En Estados Unidos no se ha creado Amazon porque haya apostado el gobierno por ellos, sino porque se trata de una iniciativa 100 % privada como Facebook, Apple o Netflix", ha subrayado Lacalle.

Para el economista, el futuro de la robótica pasa por "facilitar que se generen grandes empresas tecnológicas" a la par que se reduzca la protección que los Estados realizan en los sectores estratégicos de la economía.

"En la Unión Europea estamos perdiendo el liderazgo tecnológico porque estamos viendo la robotización y la digitalización desde un punto de vista fiscal", ha añadido Lacalle.

Sin embargo, Díez sí considera que el Estado juega un papel importante en el proceso tecnológico, por lo que ha hecho un llamamiento para que aumenten las partidas autonómicas destinadas a la innovación.

"Desarrollar el ferrocarril, conectar las fábricas con los puertos o mejorar la competitividad de las empresas" son algunas de las medidas que Díez considera prioritarias para dar un salto de calidad en este sector económico.

El experto ha puesto como ejemplo la Ley de Energías Renovables que ha realizado el Gobierno de Aragón y que ha permitido que la comunidad haya conseguido la adjudicación de la mitad de los parques eólicos españoles en la última subasta energética.

Este enfrentamiento liberal-intervencionista también ha dado el salto al modelo educativo que debe ser el motor de la revolución tecnológica en la economía.

Mientras que Díez hace hincapié en la importancia de corregir la desigualdad y precariedad de los colectivos más mayores que pueden verse afectados por la llegada de la robótica, Lacalle apuesta por un cambio en la forma de buscar empleo.

"El Estado tendrá que tener una posición para que no haya desigualdades sociales y conflictos como ya se hizo con la reestructuración social de la industria en los años 80", ha explicado Díez.

Por su parte, Lacalle ha expuesto que ese camino pasa por que los trabajadores mayores de 45 años desarrollen "capacidades de formación adicionales" y dejen de pensar en encontrar un trabajo de "lo que han hecho toda la vida".

En lo que sí que están de acuerdo los dos divulgadores económicos es en que no hay que afrontar este cambio tecnológico con miedo, sino que hay que explotar las posibilidades que ofrece para mejorar la calidad de los empleos.

Lacalle ha recordado que hay estudios que señalan que la robótica podría generar dos millones de puestos de trabajo nuevos en España y aumentar hasta en un 20 % el PIB del país en los próximos 30 años.

Por su parte, Díez ha señalado que los robots ya se están incorporando en los países donde la tasa de paro es más baja y no han sufrido por ello un descenso de sus niveles de empleo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión