Despliega el menú
Sociedad
Un tatuaje solidario, la guinda para dejar atrás el cáncer de mama

Un tatuaje solidario, la guinda para dejar atrás el cáncer de mama

Un estudio aragonés participa en la iniciativa para devolver de forma altruista la areola del pezón a las mujeres mastectomizadas.

Reconstrucción de la areola del pezón y la areola mediante tatuajes y micropigmentación
Reconstrucción de la areola del pezón y la areola mediante tatuajes y micropigmentación
Tatuaje Solidario

Un tatuaje es la huella que un sentimiento o un episodio importante deja en la vida de su portador. Rossana Bonetto es especialista en retratos y es consciente de la fortísima carga emocional con la que sus clientes atraviesan la puerta de su estudio. Y ser partícipe de ello es algo que le encanta. Por eso, cuenta, se ha involucrado en una experiencia que le llena como profesional y como persona. Un trabajo altruista que la convierte en la mujer que ayuda a otras a cerrar de forma definitiva un ciclo doloroso y a poner el broche de oro al trabajo iniciado por los cirujanos. Rossana Bonetto es tatuadora y ofrece gratis sus pigmentos y sus horas de trabajo para devolver la areola del pezón a las mujeres han sido sometidas a mastectomías por culpa de un cáncer de mama.

Su estudio, Bloody Mary Tatoo Parlour, es el único de Aragón inscrito hasta ahora en la iniciativa Tatuaje Solidario. Un proyecto que arrancó hace unos dos años y en el que ella se animó a participar desde el principio. Hasta la fecha, ha ayudado desde Zaragoza a quince mujeres a sentirse, otra vez, seguras y completas.

Una de ellas es Yolanda. Esta luchadora de 49 años se enfrentó a un cáncer de mama que la llevó a ser intervenida en los dos pechos. En uno le realizaron una mastectomía radical y en el otro una subcutánea. Salió del quirófano reconstruida, lo que no quiere decir 'completa'. Aunque no todo el mundo lo sepa, la reconstrucción de mama no siempre implica la reconstrucción del pezón y, aun cuando lo hace, no incluye el redibujo de la areola que lo rodea.

Yolanda, que por timidez prefiere no dar su apellido, reconoce que tras la intervención le faltaba algo. Quizás no a ella como mujer, pero sí para sentirse del todo a gusto ante sus hijas. Batalló contra el cáncer de mama cuando la menor era todavía demasiado pequeña como para enterarse y, una vez superado, no quería tener reparos a la hora de ducharse con ella o de exhibir su cuerpo en la piscina. Y lo consiguió gracias al trabajo de Rossana.

Una prueba de color, dos impagables horas de trabajo, una amplia gama de pigmentos para dotar a la obra del mayor realismo posible y el máximo cuidado para preservar la simetría con el otro pecho. Y 'voilà', Yolanda volvió a tener color en el pezón. Esto pasó hace casi dos años. Ese mismo día las manos de Rossana grabaron en el cuerpo de su hija mayor, que entonces tenía 15 años, el mensaje 'C'est la vie'. La joven quiso tatuarse esta lección de resiliencia en el lugar en el que a su madre le quedó la cicatriz.

"Después de que me hiciesen la reconstrucción estuve buscando sitios en Zaragoza en los que hiciesen este tipo de trabajos. No son demasiados porque la micropigmentación de areolas es algo muy especial. Vi una publicidad de Rossana y la llamé. Fue ella la que me preguntó si había tenido cáncer de mama y la que me informó de que, por ser así, me lo haría gratis", agradece ahora Yolanda. Rossana, de hecho, aprovecha la ocasión para animar a todas las mujeres a las que les hayan realizado una mastectomía por cáncer de mama a ponerse en contacto con ella. Un trabajo de este tipo, con efectos 3D, pigmentos homologados por Sanidad y válidos para personas que ya han tenido tenido fallos en el sistema inmune (como un cáncer) puede alcanzar, en clínicas, los 300 euros por pecho. Ella lo hace por solidaridad y la satisfacción que le aporta devolver la seguridad a estas mujeres. "Al fin y al cabo -dice-, a todas puede pasarnos en algún momento".

Ahora Yolanda piensa en ir un paso más y quizás se anime a hacerse la micropigmentación de las cejas, pues la quimioterapia las dejó algo despobladas. Por otro lado, Asociación de Mujeres Aragonesas con Cáncer Genial y de Mama (Amac Gema) informa a quienes lo necesiten sobre otras opciones que existen en nuestra Comunidad para dejar atrás las secuelas estéticas -y psicológicias- del cáncer y tienen acuerdos de colaboración con otros estudios de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios