Despliega el menú
Sociedad

Ocho cosas que deberías hacer cuando navegas por internet

El Instituto Nacional de Ciberseguridad ofrece una guía de prácticas seguras para evitar sustos en la red.

Unas simples prevenciones nos ayudarán a no caer en el phising
Unas simples prevenciones nos ayudarán a no caer en el 'phising'.

Navegar seguro por internet es cada día un poco más complicado. Los piratas informáticos actualizan sus trucos y desarrollan nuevas herramientas para conseguir acceder ilegalmente a sistemas informáticos ajenos y manipularlos.

Para minimizar el riesgo y evitar sustos en la red, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), en su guía de Buenas Prácticas para Navegar Seguros por Internet, propone ocho consejos con los que reducir las posibilidades de ser suplantado o atacado.

La importancia de mantener actualizados los equipos y los navegadores. Además, es recomendable desinstalar los navegadores, 'plugins' y extensiones que no se utilicen, así como programar las opciones de actualización automáticas, tanto para el sistema operativo como para los navegadores. Verificar y refrescar los 'plugins' y extensiones. La mejor opción es descargar siempre los complementos de sitios oficiales, así como programar las opciones de actualización automática también para los complementos. Gestionar la seguridad y privacidad del navegador. Bloquear los 'pop-ups' -pantallas emergentes-, desactivar la sincronización de contraseñas, evitar autocompletado, borrar ficheros temporales o bloquear la geolocalización son algunas de las prácticas que deben llevarse a cabo.  No usar la opción de guardar contraseña del navegador. La mejor elección es deshabilitar esta posibilidad y tomar precauciones para borrarlas cuando se navega en ordenadores públicos. Eliminar las 'cookies'. Se trata de pequeños ficheros que guardan información sobre la sesión con una web para facilitar las conexiones futuras y recordar datos de navegación. Es preferible borrarlas después de usar internet o configurar el navegador para que se eliminen automáticamente. Cifrar las comunicaciones utilizando protocolos como, por ejemplo, https. Los navegadores tienen complementos que facilitan y priorizan el uso de protocolos cifrados. Verificar que los sitios por los que se navega son fiables. Para hacerlo, solo hay que teclear la URL (con de https://) y abrir la información en el candado en la barra de navegación. Después, se debe comprobar que el certificado esté vigente. Protegerse contra el 'malware', el 'phishing', y los 'exploits'. Es recomendable utilizar herramientas 'antimalware' que incluyan protección de navegación web y que detecten el 'phishing' -o suplantación de identidad-

Etiquetas
Comentarios