Despliega el menú
Sociedad

El Senado quiere que el espeto de sardinas sea patrimonio de la Humanidad

El objetivo es "proteger y tomar conciencia sobre un elemento que forma parte de nuestra identidad cultural"

Delicioso y sencillo: el espeto de sardinas.
Delicioso y sencillo: el espeto de sardinas.

La Comisión de Cultura del Senado ha aprobado este lunes y por asentimiento una declaración institucional para que la candidatura del espeto de sardinas entre a formar parte de la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

La Comisión de Cultura ha dado luz verde a esta declaración institucional para "apoyar y defender" en las instancias internacionales oportunas la inscripción de la candidatura del espeto de sardinas en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial.

"Con esta declaración queremos proteger y tomar conciencia sobre un elemento que forma parte de nuestra identidad cultural y que une a todos lo malagueños. Es vital que consigamos que el espeto sea incluido en el inventario de la Unesco", ha defendido el senador del grupo popular Manuel Marmolejos.Según ha descrito el senador, el espeto es un plato típico de todo el litoral malagueño asociado a los pueblos con tradición marinera, "incluso en la costa granadina y la de Cádiz y otros pueblos, aunque se pueda afirmar que es "vernáculo de Málaga".

El espeto es una receta que solo necesita de pescado, cañas, sal y fuego, y su inclusión dentro de la lista de la Unesco reconocería a nivel internacional como un "proyecto unificador" que forma parte de la "identidad cultural" de Málaga.  y que une a todos lo malagueños. "Es vital que lo consigamos", ha puntualizado Marmolejos.

En España, el espeto busca sumarse así a una lista en la que están presentes artes y tradiciones como el flamenco, los 'castells', el silbo gomero, el canto de la Sibila de Mallorca, los tribunales de regantes del Mediterráneo español y la cal artesanal de Morón de la Frontera. Y también celebraciones y fiestas como las Fallas de Valencia, los Patios de Córdoba o el misterio de Elche. 

Etiquetas
Comentarios