Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Tecnología integrada en la vida diaria de los mayores

La tecnología se incorpora, para prestarles apoyo y asistencia, a la vida diaria de las personas mayores. ¿Por qué no evitar que esto suponga el uso de ‘aparatos extraños’ para ellos? Mediante el diseño y la utilización de los materiales adecuados, es lo que pretende Maturolife, un proyecto europeo que tomará como punto de partida las demandas reales de usuarios de carne y hueso.

Las tecnologías portátiles que pasan desapercibidas añaden calidad de vida.
Las tecnologías portátiles que pasan desapercibidas añaden calidad de vida.

Cada vez más tecnología se integra en la asistencia a las personas mayores. Pero ¿cómo lograr que esta integración se realice de la forma más natural, sin invadir de elementos extraños su día a día?

Acaba de echar a andar el proyecto europeo Maturolife, que desarrollará nuevos materiales capaces de ofrecer tecnologías que sirvan para la asistencia de personas mayores, pero siempre con un alto grado de diseño estético y funcionalidad.

Desde Itainnova, uno de los socios del proyecto, Sergio Mayo constata que, en la actualidad, "las tecnologías asistenciales no están integradas en los elementos de uso diario de los mayores". Y pone como ejemplo "los típicos brazaletes o sensores de ropa específicos, que se ve claramente que son ‘ad hoc’ para su funcionalidad pero que no son un elemento normal en la vida del usuario". A día de hoy, "hay una necesidad de incluir estas tecnologías en el día a día de las personas mayores sin que esto suponga el uso de ‘aparatos extraños’ o dispositivos claramente adicionales a los que usan en su vida diaria".

Con Maturolife se pretende que, "además de incluir la sensórica propia de las tecnologías asistenciales, la ropa, los zapatos o los muebles de uso diario no se diferencien de los demás en cuanto a diseño, que sean igual de estéticamente apetecibles", explica. Para lograrlo, los retos estarán en nuevos materiales y en diseño. "Serán materiales típicos de la industria textil pero con mejores capacidades de incluir sensores y, así, poder dar soporte a tecnologías asistenciales", indica Mayo.

El proyecto Maturolife dio comienzo el pasado 1 de enero y se prolongará durante los próximos tres años. Un total de 20 socios procedentes de Reino Unido, Polonia, España, Francia, Bélgica, Italia, Alemania, Eslovenia y Turquía integran el consorcio, bajo la coordinación de la Universidad de Coventry (Reino Unido).

Entre ellos encontramos centros tecnológicos como el Instituto Tecnológico de Aragón y el Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja; fabricantes finales como las españolas Muebleconfort o Calzados Pitillos; universidades como la de Coventry o Maribor (Eslovenia); empresas especializadas en materiales como la británica A-Gas Electronic Materials; socios centrados en usuarios finales, como las entidades paneuropeas, con sede en Bélgica, Eurocarers y Age platform Europe; y socios centrados en el diseño, como los italianos Emo y los turcos Geds.

Itainnova es líder del paquete de trabajo 6, que consiste en la integración de los materiales generados en los proyectos piloto y el aseguramiento de la funcionalidad y la seguridad de los proyectos, así como la creación de la plataforma de big data para obtener información de los mismos.

Los propios usuarios decidirán qué le piden a un sofá, un calzado y una prenda de ropa
En el marco de Maturolife se generarán tres proyectos piloto para probar esas tecnologías asistenciales con personas mayores. Concretamente un sofá –piloto en el que participa el socio aragonés Muebleconfort–, calzado y ropa.

Como mueble se ha optado por un sofá por "ser más susceptible de incluir materiales flexibles", indica Sergio Mayo, pero todavía no están definidos ni el calzado ni la ropa que se desarrollarán. "Dependerá de la fase de diseño, en la que los diseñadores del proyecto, junto con los especialistas en materiales, decidirán qué elementos son los más adecuados para las necesidades de los mayores". Pero contando desde el principio con ellos, pues "va a haber un gran esfuerzo al inicio del proyecto en temas de diseño y cocreación con grupos de mayores". Dos de los socios de Maturolife, las organizaciones paneuropeas Eurocarers y Age platform Europe, están especializados en este tipo de ‘workshops’ y gestionarán su realización en toda Europa. La localización de las reuniones aún no está definida, pero seguramente será en todos los países participantes: Reino Unido, Polonia, España, Francia, Bélgica, Italia, Alemania, Eslovenia y Turquía. "En España podría hacerse en Aragón si las propuestas que hacemos de estos grupos son aceptadas por el consorcio", señala Mayo, destacando que "es bueno y es la esencia del proyecto que no haya nada definido a priori, porque son los usuarios finales quienes, con sus necesidades y peculiaridades, participarán en la decisión de qué se creará y para quiénes". Así, al más puro estilo de la ciencia ciudadana, la I+D+i se orienta hacia las necesidades reales de la sociedad.

El proyecto
NOMBRE Maturolife. ‘Materiales avanzados y diseño innovador para mejorar la funcionalidad y la estética en bienes de consumo de alto valor añadido’.

OBJETIVO Desarrollar nuevos materiales capaces de ofrecer tecnologías que sirvan para la asistencia para personas mayores con un alto grado de diseño estético y funcionalidad.

SOCIOS Veinte socios (centros tecnológicos, universidades, fabricantes finales, empresas especializadas, entidades centradas en el usuario...), procedentes de Reino Unido, Polonia, España, Francia, Bélgica, Italia, Alemania, Eslovenia y Turquía, bajo la coordinación de la Universidad de Coventry (Reino Unido).

FINANCIACIÓN Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea.

PERIODO DE EJECUCIÓN Del 1 de enero de 2018 al 31 de diciembre de 2020.

PÁGINA WEB maturolife.eu/.

Etiquetas
Comentarios