Despliega el menú
Sociedad

Por qué se nos duermen las extremidades?

Suele pasar cuando llevamos mucho rato en la misma postura.

Una mano dormida es una sensación molesta y muy desagradable.
Una mano dormida es una sensación molesta y muy desagradable.

A todos nos ha pasado alguna vez. Cuando llevamos mucho tiempo en una postura, tratamos de mover una mano o un pie y notamos un desagradable hormigueo que nos deja inutilizados durante unos segundos.

Decimos que se nos ha dormido una parte del cuerpo, aunque la sensación es más parecida a que nos claven cientos de minúsculos alfileres en el músculo.

Es un problema muy común y la mayor parte de las veces no tiene mayor importancia. Sucede cuando mantenemos aprisionado un nervio o una arteria, lo que impide que las señales nerviosas o el flujo sanguíneo lleguen a la zona y que esta funcione con normalidad. Suele ocurrir cuando pasamos mucho tiempo sin movernos, o cuando repetimos muchas veces el mismo gesto de forma mecánica.

En estos casos, la sensación desagradable desaparece solo con movernos un poco.

No obstante, hay que estar alerta si estos fenómenos se repiten muy a menudo. Si la afectada es la mano, puede ser síntoma de un síndrome del túnel carpiano. El hormigueo también puede aparecer por falta de vitamina B12, por el uso de algunos medicamentos, o por retención de líquidos. Esto último es común en el embarazo o durante la menopausia.

Solo en algunos casos, los menos, el adormecimiento es una alerta de enfermedades graves, como la esclerosis múltiple o el ictus.

Por eso, y aunque en principio no hay que preocuparse, si las parestesias -ese es su nombre científico- son continuadas, conviene consultarlo con el médico.

Etiquetas
Comentarios