Despliega el menú
Sociedad

Niños que lloran y niñas fitipaldis: 5 cuentos para educar en igualdad

Hay una amplia colección de títulos para desmontar los estereotipos que se asocian a cada sexo y evitar discriminaciones de género.

'¿Hay algo más aburrido que una princesa rosa?' es una referencia en el ámbito de la coeducación.
'¿Hay algo más aburrido que una princesa rosa?' es una referencia en el ámbito de la coeducación.

Sensibilizar y formar sobre la igualdad entre hombres y mujeres y hacer visibles las diversas identidades de género entre la población escolar es uno de los objetivos del Plan de Igualdad que, próximamente, tendrán que elaborar los colegios aragoneses, según el borrador de la orden del Gobierno de Aragón por la que se determinan las actuaciones que contribuyen a promocionar la convivencia y la lucha contra el acoso en los centros educativos.

Así, la coeducación, entendida como la interacción dirigida a superar los estereotipos y las discriminaciones entre los sexos, que ya es una materia transversal en muchos colegios aragoneses, pasará a ser obligatoria. Pero la coeducación también debe darse en los hogares y en la sociedad en general. De hecho, los cuentos ya no se centran en historias de princesas que son salvadas por sus príncipes, ni en heroicos caballeros a los que nunca se les ve llorar… sino que existen muchas opciones para que los más pequeños aprendan que no tiene por qué haber comportamientos ni roles propios de cada sexo.

A continuación, ofrecemos una pequeña muestra de cuentos coeducativos para enseñar en igualdad:

-<" cke:reset="1">‘La Cenicienta que no quería comer perdices’: son varias las publicaciones que desmontan el trasnochado simbolismo de los cuentos clásicos y esta es una de ellas. Nunila López y Miryam Cameros muestran con esta historia que los príncipes no son tan encantadores y que las mujeres no tienen por qué irse con el primer aspirante que se cruce en su camino. Además, recuerdan que los zapatos de cristal hacen mucho daño, imagina si se rompen… -<" cke:reset="1">‘Rosa caramelo’: este libro de Adela Turín y Nella Bosnia es un canto a la libertad y a la igualdad, en el que la elefanta Margarita rechaza cumplir con las expectativas de sus progenitores que quieren que su piel luzca rosa y brillante y que su aspecto se complete con puntillas y adornos ridículos. Así que Margarita se rebela y… para conocer cómo termina su historia hay que leerse el cuento. Eso sí, el final feliz está garantizado. -<" cke:reset="1">‘Mamá, ¿de qué color son los besos?’: Este cuento de Elisenda Queralt aborda lo importante que es expresar adecuadamente las emociones, algo que muchas veces se les ha vetado a los hombres, por considerar que llorar, besar y acariciar los hacían menos masculino. -<" cke:reset="1">‘¿Hay algo más aburrido que una princesa rosa?’: este título de Raquel Díaz Reguera se ha convertido en una referencia para trabajar el tema de la igualdad y la coeducación en los colegios. Su protagonista, Carlota, quiere hacer cosas que no hacen las princesas y ser lo que quiera, no lo que lo demás le digan que sea… ¿conseguirá su propósito? -<" cke:reset="1">‘Mix conduce’: Sí, ella, Mix conduce coches, tractores, trenes y aviones y… llega hasta el espacio. Sus autoras, Malin Lilja y Matilda Salmén, echaban de menos un cuento en el que la protagonista fuera una ‘loca de la velocidad y del motor’. ¿Acaso esta afición es exclusiva de los niños?

Etiquetas