Despliega el menú
Sociedad

Cinco rasgos que confirman que eres más inteligente que la media

Ya sea cuestión de genética o de entrenamiento, diversos estudios apuntan que ciertas características o tareas mejoran la capacidad cognitiva.

¿Los cumples todos?
¿Los cumples todos?
Freepik

Decía el filósofo griego Plutarco que "el cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender".  Esta premisa invita a ejercitar el órgano más importante del cuerpo humano, ya que esto repercute en nuestra memoria y evita el deterioro cognitivo. Además, trabajar el cerebro puede ser determinante para establecer el coeficiente intelectual, puntuación resultado de alguno de los test estandarizados diseñados para valorar la inteligencia y cuya cifra estándar es 100.

No obstante, trabajar nuestro cerebro no es la única condición que puede aumentar la inteligencia, pues hay diversos estudios que aluden a otras condiciones genéticas o conductuales que, en caso de cumplirse, sitúan a la persona por encima de la media.

1. Ser el hermano mayor. Aunque no se sabe con ciencia cierta si se debe a las condiciones de gestación o a los factores ambientales, un análisis realizado en Estados Unidos, Alemania y Reino Unido sobre varias familias concluyó que los hermanos mayores presentan 1,5 puntos de cociente intelectual que los pequeños. 2. Ser zurdo. Grandes genios como Leonardo da Vinci, Mozart o Marie Curie  eran zurdos, y aunque es difícil afirmar que este rasgo determina la inteligencia, es cierto que varios estudios apuntan que las personas que escriben con la mano izquierda tienen mayor habilidad cuando resuelven tareas matemáticas exigentes. Además, los zurdos presentan el hemisferio cerebral derecho más desarrollado, relacionado con la cognición. 3. Aprender música. Un estudio de la Univerisdad de Toronto realizó un experimento con niños de 6 años: a algunos de ellos se les impartió clases de piano y voz y a otros no. Tiempo después, concluyeron que aprender a tocar un instrumento puede aumentar las habilidades para las matemáticas y el coeficiente intelectual en general. 4. Comer bien. Seguir una alimentación equilibrada es clave para la salud mental, física y también cerebral. Así lo determinó un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Ontario y la Universidad Nacional de Irlanda en Galway. Tras evaluar a 28.000 participantes, aquellos que siguen una dieta saludable tienen una salud cognitiva más fuerte que los que no cuidan su alimentación. 5. Ser un gran conversador. La Universidad de Michigan concluyó  en otro estudio que conversar con otras personas en mejora la función cognitiva del cerebro. Eso sí, siempre y cuando la charla sea amistosa, ya que según la investigación realizada, cuando dos sujetos dialogan en tono competitivo el desarrollo de tareas cognitivas no mejora.

Etiquetas
Comentarios