Despliega el menú
Sociedad

Andrea Janeiro, en un comunicado: "Pongan fin a la presión mediática"

En un comunicado difundido por sus abogados la joven asegura que prefiere permanecer alejada de los focos y preservar su intimidad en la medida de lo posible.

Belén Esteban abraza al presentador Jordi González al anunciar su nombre como ganadora del concurso
Belén Esteban gana Gran Hermano VIP
HA

Andrea Janeiro no quiere formar parte del mundo del corazón en el que se mueven sus famosos padres, el torero Jesulín de Ubrique y la televisiva Belén Esteban, y lo ha dejado claro en un comunicado difundido por sus abogados:

"Con motivo de la presión mediática a la que me estoy viendo sometida, muy especialmente desde que alcancé la mayoría de edad, quiero pedir públicamente a los medios que pongan fin a dicha situación y a la vulneración de mis derechos al honor, la intimidad y a la propia imagen que se viene produciendo a lo largo de los últimos meses", se lee en el documento.

Además, la joven sostiene que respeta que sus padres sean personajes públicos, pero asegura que ella prefiere permanecer alejada de los focos y preservar su intimidad en la medida de lo posible a pesar de sus circunstancias familiares: "Soy consciente de que tanto mi madre (Belén Esteban) como mi padre (Jesús Janeiro) son personajes públicos, pero, aun cuando lo respeto profundamente, por mi parte nunca he participado de ningún modo en esa exposición pública. He sido, y soy, coherente y consecuente con mi voluntad de permanecer ajena a los focos, y trato de preservar mi intimidad en la medida de lo posible pese a mis específicas circunstancias familiares".

"Por todo lo anterior, ruego, y agradeceré, que se respete mi deseo, y mi pleno derecho, de vivir en el más estricto anonimato; reservándome, en caso de no ser así, las acciones legales que procedan para salvaguardarlos", finaliza el comunicado.

En 2009, Andrea se convirtió en protagonista involuntaria de periódicos y hasta informativos cuando el entonces Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, decidió actuar de oficio para proteger su intimidad al enviar una petición a la Fiscalía para que estudiara si había delito penal.

Etiquetas
Comentarios