Sociedad
Suscríbete por 1€

¿Hay personas con la sangre azul o verde?

A veces pasa. Y no tiene nada que ver con pertenecer a la aristocracia.

La sulfohemoglobinemia tiñe de azul o de verde la hemoglobina.
La sulfohemoglobinemia tiñe de azul o de verde la hemoglobina.

Ahora que en el Reino Unido preparan la boda del príncipe Enrique con la plebeya Meghan Markle, cabe preguntarse si la actriz estadounidense recibirá algún tratamiento para que su sangre se vuelva azul, como corresponde a su nuevo estatus de miembro de la familia real.

Es broma, claro. Todos sabemos que los príncipes y las princesas no tienen la sangre azul. Y sin embargo... si hay personas cuya sangre es de ese color o incluso verde. 

En realidad, esta peculiaridad poco tiene que ver con la realeza y se debe a un problema de salud.

El cambio de color de la sangre se conoce como sulfohemoglobinemia, y se produce cuando hay un exceso de sulfohemoglobina en el flujo sanguíneo.

Lo que ocurre es que la hemoglobina capta átomos de azufre y los iones de sulfuro que tienen estos se unen con los iones de hierro de la sangre. Esa unión altera el rojo habitual del flujo sanguíneo, que pasa a tener una tonalidad azulada o verdosa oscura.

El cambio de coloración es lo de menos. La sulfohemoglobina es una versión alterada de la hemoglobina y no puede transportar el oxígeno correctamente, lo que provoca fallos en el organismo y a veces causa cianosis, que es la coloración azulada de la piel y de las mucosas.

En la mayoría de los casos, la sulfohemoglobinemia es un efecto secundario de algunas medicaciones. Y aunque es muy llamativa, suele tener fácil solución.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión