Despliega el menú
Sociedad

Iva Marqués: "Los mayores excesos de la Navidad se dan en la sobremesa"

Esta profesora del Campus de Huesca, primera doctorada en Nutrición del país, ha sido nombrada miembro de honor de la Academia Española.

Iva Marqués, en la Facultad de Ciencias de la Salud de Huesca.
Iva Marqués, en la Facultad de Ciencias de la Salud de Huesca.
J. Broto

Enhorabuena, acaba de ser nombrada miembro de honor de la Academia Española de Nutrición y Dietética. ¿Hasta qué punto es necesaria esta voz científica?

Además de luchar contra el intrusismo, el propio sector de los nutricionistas está bastante dividido porque es un campo con posturas muy diversas y extremas. Desde el cuerpo de académicos queremos sacar documentos de consenso porque en este campo es especialmente importante actuar en base a la evidencia científica.

¿En internet encontramos más información o desinformación?

Están las dos y por eso lo importante es saber elegir bien las fuentes de información. En nuestro caso, es importante que se sepa que somos una entidad que se declara libre de intereses económicos.

No suele tener demasiado buena fama la industria alimentaria.

Yo no creo que haya que darle la espalda sino al revés. Hay una tendencia a demonizar cierta industria alimentaria y no tiene que ser así porque han hecho mucho por la nutrición saludable. Nosotros que hemos trabajado en los últimos años con los vegetarianos, si no fuera por la innovación de la industria alimentaria, tendrían que seguir comiendo solo judías.

¿De quién es la culpa pues de los malos hábitos alimenticios?

Más que de la industria alimentaria, es del entorno que nos rodea, de nuestra forma de vida, de lo que leemos, de que políticas municipales y autonómicas fomenten o no un estilo de vida saludable. Todo eso es más importante.

¿Apoya la guerra contra el azúcar o contra el aceite de palma?

No se debe echar la culpa a un alimento determinado ni se trata de prohibir. El enfoque tiene que ser en positivo. Por ejemplo, cuando bebes un refresco azucarado poco saludable, el problema no es que te lo tomes sino que dejas de beber agua. No hay que demonizar ni ir a radicalismos porque no son buenos. En el caso del azúcar, es cierto que se consume más del doble de lo recomendado por la OMS porque hay mucho escondido en ciertos alimentos, sobre todo destinados al público infantil y juvenil. Pero no hay que hacer una guerra contra él, sino más bien sacar del armario alimentos que nos aporten más cosas y educar hacia la variedad y la calidad.

¿Cómo evitamos los empachos de las comilonas navideñas?

Con sentido común y moderación. Una buena opción es empezar las cenas o las comidas con un caldo caliente o con ensaladas que pueden ser muy navideñas con frutos secos o uvas pasas, por ejemplo, y no quedarnos siempre en el paté o la gamba. No obstante, el momento donde más excesos suele ser es en la sobremesa y tener a mano una fuente con fruta partida puede ser algo muy bueno para picar y no solo turrones.

Se han puesto muy de moda los llamados ‘superalimentos’, que parecen tener propiedades casi milagrosas. ¿Qué opina de ellos?

Cada día surgen más como la quinoa, la chía o la cúrcuma y efectivamente hay productos muy bien estudiados que tienen propiedades antiinflamatorias, antioxidativas... ¿Eso significa que tenemos que hincharnos a cúrcuma todos los días? Pues no. Hay súperalimentos que están bien, pero tomar 100 gramos al día de algo no nos va a prevenir de nada por sí solos, es un conjunto de cosas. Donde sí hay una evidencia científica indiscutible es que el consumo alto de frutas y hortalizas, legumbres, frutos secos y cereales integrales reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, metabólicas y algunos tipos de cáncer.

¿Cómo se ‘come’ que cada vez haya más preocupación por la nutrición y que en cambio sigan subiendo las tasas de obesidad?

Hay un sector de la población que se preocupa más y cuyos hijos no son obsesos porque invierten dinero en comida de calidad y en un estilo de vida saludable. Y hay otro sector donde la obesidad aumenta por el consumo de alimentos baratos con mucha grasa y azúcar, pero que va unido a un entorno de falta de actividad física.

¿Tomar alimentos sanos depende de la capacidad adquisitiva?

No necesariamente porque las legumbres son muy baratas. Tiene que ver más con tu estilo de vida. Comer saludable no es lechuga con pechuga, eso es un error.

Etiquetas
Comentarios