Despliega el menú
Sociedad

¿Qué puede regalar el Ratoncito Pérez cuando se cae un diente?

Se aconseja que deje bajo la almohada regalos de poco valor económico, un cuento, unas monedas, un juguete pequeño.

Como norma general, a partir de los seis años, los niños empiezan a perder sus primeros dientes.
Como norma general, a partir de los seis años, los niños empiezan a perder sus primeros dientes.
Pixabay

La caída del primer diente es uno de los momentos más emocionantes en la vida de los pequeños de la casa. Una fecha que marcan en rojo en su calendario porque lleva implícita la visita del Ratón Pérez, que casi siempre viene acompañado de un pequeño detalle para celebrar que el pequeño de la casa ya se está haciendo mayor.

Los psicólogos infantiles recomiendan mesura a la hora de encontrar el regalo adecuado para entregar en esta fecha, y aconsejan que el Ratón Pérez dejé bajo la almohada unas cuantas monedas, o como máximo un billete de diez euros o algún regalo que al niño le haga mucha ilusión pero que no suponga un gran desembolso económico.

Uno de los presentes que más ilusión les puede hacer a los pequeños es una carta escrita por el propio ratoncito, y para hacer la misiva más divertida se puede escribirla al revés, para que el niño tenga que leerla utilizando un espejo.

También se le puede regalar una cajita para ir guardando el resto de los dientes que se le vayan cayendo sucesivamente, o incluso una puerta de madera que se pega a la pared y que sirve para lo mismo.

A los más golosos, el ratoncito les puede traer caramelos sin azúcar y un cepillo de dientes especial con pasta de sabores para hacer frente a las temibles caries.

Un libro, cuento o cómic es también un buen regalo para celebrar la visita del esperado roedor, así como algún pequeño juguete o lego que les haga especial ilusión, pero que no sea muy grande ni muy caro.

Sus orígenes

El Ratón Pérez tiene sus orígenes en una  tradición española que se celebra casi exclusivamente en los países de habla hispana.  Su primera aparición pudo ser en un cuento francés del siglo XVIII de la baronesa d'Aulnoy: 'La Bonne Petite Souris', donde se narra la historia de un hada que se transforma en un ratón para ayudar a derrotar a un malvado rey. Lo logra ocultándose bajo su almohada, lo que hace que se le caigan todos los dientes.

En otros lugares, como Estados Unidos es el hada de los dientes la que se encarga de dejar una moneda debajo de la almohada de los niños mientras duermen.

Etiquetas
Comentarios