Despliega el menú
Sociedad

Un programa de apoyo a niños pobres logra reducir el abandono en la ESO del 30 al 6 %

Ocho de cada diez niños respaldados por el programa CaixaProinfancia, se han graduado al finalizar la ESO.

El programa de apoyo a niños en situación de pobreza CaixaProinfancia, que ha atendido a más de 272.000 niños en diez años, ha conseguido que el porcentaje de estudiantes que han abandonado la ESO haya sido del 6,3 por ciento, frente al 30 % de media española en contextos de bajo nivel socioeconómico.

Durante la presentación del balance de este programa de la Obra Social La Caixa, a los diez años de su implantación, el subdirector de Programas de la Fundación Bancaria, Marc Simón, ha destacado los resultados del "trabajo en red" que realiza este proyecto con 426 entidades sociales de todo el país, que han llegado a casi 160.000 familias.

El refuerzo educativo, al ocio y tiempo libre y a la atención del núcleo familiar se han traducido en resultados como el de que el 81,2 % de los niños atendidos han promocionado en la etapa educativa que les correspondía, mientras que el informe PISA sitúa ese dato en el 53 % para los alumnos de ese mismo estrato social, ha destacado.

Además, ocho de cada diez niños respaldados por el programa se han graduado al finalizar ESO, 3,5 puntos por encima de la media española.

La radiografía de los menores atendidos muestra que el 85 por ciento son españoles, casi la mitad viven en familias monoparentales, y el grueso principal de los niños se sitúan entre 7 y 12 años.

El 47 por ciento de las ayudas de CaixaProinfancia, que en esta década ha destinado 393 millones de euros al programa, son de refuerzo educativo y la media de permanencia en este programa es de 3,4 años.

Cada familia ha recibido un aporte económico de 1.400 euros al año, ha detallado Simón, quien ha asegurado que "el enfoque pone en el centro a las familias, les acompaña, pero les hace protagonistas de su desarrollo para que sean ellos mismos los que tomen las riendas para el proceso de futuro".

"Intentamos romper el círculo de la herencia de la pobreza, porque no hay que olvidar que la tasa de transmisión de la pobreza es del 70 por ciento: en siete de cada diez familias pasa la pobreza a los hijos", ha recordado el responsable de la fundación.

Desde el ámbito de las entidades sociales que intervienen en el programa, José Luis Graus, ha valorado la importancia del trabajo en red que realiza este programa entre servicios sociales, sanidad, educación, ONG y entidades colaboradoras.

El programa, que empezó en las 10 áreas metropolitanas más pobladas, se ha extendido a 134 municipios españoles.

A la presentación del balance de esta iniciativa de Obra Social La Caixa ha asistido la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Marta Higueras, quien ha hecho pública su satisfacción por su colaboración con la iniciativa, y ha mostrado su intención de renovar el convenio.

"Es evidente los resultados que aportan a los menores la colaboración pública-privada, por lo que deseo suscribir el convenio lo antes posible para dar posibilidades a las familias y a los menores" en riesgo de exclusión social.

En Madrid, el programa ha atendido a 54.646 menores y 30.275 familias en situación de pobreza en estos diez años, con el apoyo de 31 entidades sociales, con un presupuesto de 72 millones de euros.

Dos jóvenes que se han beneficiado del programa han destacado la oportunidad que ha sido para sus vidas.

Adrián Segovia, que estudia actualmente en la universidad Biología, ha explicado que este apoyo le "enseñó el camino" venciendo dificultades auditivas por su sordera y apoyando económicamente a su familia.

Odaneisy López, matriculada en una Escuela de Hostelería, ha recordado que el apoyo escolar y económico a su familia fue decisivo para completar sus estudios de Bachillerato. "El programa nos ha ayudado a encaminarnos, pero lo más importante es la dedicación que tú le pongas y la decisión y las ganas", ha dicho la joven.

Etiquetas
Comentarios