Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Mi voz suena mejor en la ducha

¿Por qué nos animamos a cantar bajo la alcachofa? ¿Es mejor la acústica en un cuarto de baño?

Con una ducha de cinco minutos se consumen unos 90 litros.
Al ser una habitación pequeña, el baño actúa como caja de resonancia

Tu timidez te impide subirte al escenario del karaoke con tus amigos a cantar alegremente ese clásico del pop. Incluso entonas el 'cumpleaños feliz' muy bajito para que no se te oiga demasiado cada vez que tus familiares soplan velas para celebrar sus onomásticas. Sin embargo, cada vez que pones un pie en la ducha te lanzas a cantar a pleno pulmón. ¿Por qué? Fundamentalmente, este hábito tan común se explica por la excepcional acústica de los cuartos de baño. La mayoría tienen las paredes y el suelo cubiertos de azulejos que no absorben el sonido, lo que hace que la voz rebote una y otra vez en las paredes antes de apagarse. Es decir, tarda en desvanecerse. El volumen aumenta, la voz gana intensidad, igual que si nos hubiesen colocado un micrófono.

A esto se le suma que tiene lugar un efecto de reverberación, una especie de 'eco', de mezcla repetida de las mismas ondas sonoras, similar al que se consigue en los estudios de grabación. Y la voz gana matices.

Además, al tratarse de una habitación pequeña, el baño actúa como una caja de resonancia que amplifica ciertas longitudes de onda del sonido. En la mayoría de las duchas, se potencian frecuencias de 100 hertzios, es decir, para los bajos, las notas graves. Como resultado, nuestro tarareo adquiere profundidad. Como en las notas graves es donde menos problemas de afinación suelen tener los cantantes amateur, nos da la sensación de que entonamos mejor.

Por cierto, que Spotify tiene una selección de las 20 mejores canciones para cantar en la ducha que te puede interesar a la hora de elegir repertorio. La encabeza' Wake me up before you go-go', de Wham!.

Etiquetas
Comentarios