Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

¿Por qué los jueces visten de negro?

Empezó como un homenaje puntual, pero acabó convertido en definitivo.

Varios jueces, con su toga y sus puñetas, en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Varios jueces, con su toga y sus puñetas, en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
José Miguel Marco

Son la imagen que nos viene a la cabeza cuando pensamos en un tribunal. Un juez, sentado en la tribuna, con su sobria toga negra.

Sin embargo, el tono de la toga no fue siempre así. El precedente histórico de este ropaje son las togas que vestían los cónsules y senadores romanos, que en este caso eran de color blanco con una franja roja en el borde.

El negro apareció en el Reino Unido en 1694, como señal de duelo por la muerte de la reina María II de Inglaterra.

Pero lo que empezó siendo un luto puntual por la monarca fallecida se convirtió en definitivo, porque los jueces pensaron que era el negro era el color perfecto para representar el respeto y la sobriedad que exige la Justicia.

Poco a poco, esta 'moda' judicial se extendió a muchos países del mundo, incluida España.

En nuestro país, el Tribunal Supremo institucionalizó las togas negras en 1814. Desde entonces, los jueces y magistrados están obligados a vestir toga negra cuando presiden un juicio. También las llevan fiscales y abogados.

El negro es el color más común en la vestimenta de los jueces en todo el mundo, pero no es el único. Curiosamente, en el país donde nacieron las togas negras, el Reino Unido, también es habitual el uso de otras tonalidades, que dependen de la jurisdicción del tribunal. Así, pueden encontrarse togas violetas (jueces de condados) o rojas (la que llevan los jueces de la Alta Corte de Justicia o el presidente del Tribunal Supremo ).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión