Sociedad
Suscríbete por 1€

Samsung Note 8, el redentor

El Note 8 llega con la misión de hacer olvidar a su explosivo antecesor.

Galaxy Note 8
Galaxy Note 8

El Note ha vuelto. A pesar del desastre de las baterías explosivas, Samsung no ha renunciado a una de las franquicias más apreciadas. El Galaxy Note 8 copia los aciertos del S8, el buque insignia de los coreanos, y mejora algunas de sus debilidades, suavizando sus bordes en el diseño y cuadrando el círculo en el conjunto.

La pantalla infinita Super Amoled crece unas inapreciables 0,1 pulgadas -de 6,2 a 6,3-, lo que hace aumentar ligeramente las dimensiones y rozar los 200 gramos de peso. El Note 8 no es un terminal ligero, pero mejora en pequeños detalles como la posibilidad de usar dos tarjetas SIM.

Galaxy Note 8

En su interior encontramos prácticamente un calco del S8 (y de todos los móviles de gama alta que han salido al mercado) con un Snapdragon 835 esta vez acompañado por 6 GB de RAM, para potenciar la multitarea, sobre todo cuando el usuario haga uso de Dex -accesorio que viene incluido con el móvil, que sobrepasa la barrera psicológica de los 1.000 euros. Esta base que convierte el móvil en un ordenador de sobremesa con solo conectarlo a una pantalla, un teclado y un ratón.

El Note 8 guarda, por supuesto, un arma secreta en su interior: el S-Pen. Este lapicero digital con miles de puntos de presión, potencia la productividad, permitiendo tomar notas con el panel apagado, dibujar, pintar, seleccionar partes concretas de la pantalla para grabar y crea gifs, seleccionar texto para buscar definiciones o traducciones online…

Galaxy Note 8

Pero tal vez el mayor avance del Note 8 sea en la doble cámara. Al increíble sensor de 12 Mpx con apertura 1.7 y tecnología Dual Pixel, se suma otro con mayor apertura focal que le permite hacer zoom óptico de dos aumentos y digital de hasta x10. Además, sus dos ‘ojos’ traen por fin el efecto ‘bokeh’ a la familia Galaxy, con el sistema Live Focus que permite controlar el nivel de desenfoque de fondo.

Desgraciadamente, no todo son buenas noticias, tal vez para hacer sitio al S-Pen, tal vez para no arriesgarse a explosivas e indeseadas consecuencias, la batería del Note 8 es algo menor a la del S8+. A falta de probarlo, con una pantalla algo mayor y unos cuantos miliamperios menos suponemos que la autonomía de este terminal no alcanzará el excelente nivel de su hermano pequeño.

A pesar de todo, al menos sobre el papel, el Note 8 parece el mejor teléfono de Samsung hasta la fecha, lo que lo convierte en un gran candidato a mejor móvil del mundo. Para el que pueda permitírselo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión