Despliega el menú
Sociedad

¿Por qué nos hace gracia el humor negro?

Tras los atentados en Cataluña, los usuarios de las redes sociales se han levantado contra el terror con una de sus mejores armas: el humor.

Meme de 'El cordobés', uno de los terroristas del vídeo en español del Dáesh.
Meme de 'El cordobés', uno de los terroristas del vídeo en español del Dáesh.
Twitter

Tras los atentados perpetrados en Barcelona y Cambrils, y la reivindicación de su autoría por el grupo terrorista Dáesh, los usuarios de las redes sociales se han levantado contra el horror con una de sus mejores armas: el humor. Twitter, escenario en multitud de ocasiones de este tipo de bromas, ha vuelto a convertirse en el canal para manifestar la indignación por lo sucedido a través del 'hashtag' #humorcontraelterror.

El objeto de burla escogido ha sido Muhammad Yasin Ahram Pérez, un joven de 22 años y nacido en Córdoba que se marchó a Siria en 2014 junto a su madre, Tomasa Pérez, y sus hermanos para unirse al grupo terrorista. Muhammad, autodenominado con el sobrenombre de 'El cordobés', apareció a cara descubierta en el vídeo con el que Dáesh celebraba los atentados y amenazaba con llevar a cabo nuevos actos terroristas en España para vengarse "de la Inquisición" y lograr que "Al Andalus vuelva a ser lo que fue, tierra de califato".

Los numerosos montajes que han aparecido en las redes sociales ridiculizan la actitud amenazante de 'El cordobés' en la grabación realizada por el grupo terrorista y lo caricaturizan mostrándolo como un protagonista esperpéntico de la realidad.

Pero, ¿por qué nos hace gracia?

Según el doctor en neurociencia Scott Weems, escritor del libro 'Ja! La ciencia de cuándo reímos y por qué', “el humor es por naturaleza confrontacional” y se nutre del "conflicto entre querer reírnos y no estar seguros de que debemos”.

Transgredir las normas socialmente establecidas en algunos casos provoca un estallido de carcajadas. Esta es la idea que Peter McGraw y Joel Warner desarrollan en su obra 'The Humor Code', aunque explican que no se trata de agredir, tan solo de provocar incomodidad. 

Pero incluso el humor más negro tiene sus propios límites y reglas. A la hora de construir el chiste, es importante focalizar la broma sobre el verdugo y no sobre la víctima. Christie Davies, autor de 'Solo es una broma', asegura que el humor negro no es insensible ya que “nos proporciona alivio, pero no lo hace borrando los sentimientos negativos, sino activándolos junto a los positivos para ofrecernos una experiencia emocional compleja”.

Etiquetas
Comentarios