Sociedad
Suscríbete por 1€

Ana Obregón: "El teatro es magia y la pura esencia del actor"

La actriz actúa el sábado en Zuera, en la comedia ‘El contador del amor’, dirigida por César Lucendo, una obra sobre la pasión, la lealtad y la venganza.

Ana Obregón inicia el sábado en Zuera nueva gira teatral.
Ana Obregón inicia el sábado en Zuera nueva gira teatral.
Jesús Cordero

Si repasa su carrera, ¿de qué se siente más orgullosa?

Llevo 35 años trabajando: cine, televisión, en series y programas, teatro, diversos espectáculos, y lo he hecho todo lo mejor posible, pero como persona, como mujer y como actriz me siento muy orgullosa de la serie ‘Ana y los siete’: es un proyecto que concebí y escribí yo, que tuvo un gran éxito y que ha sido adquirido en toda Latinoamérica, en Italia, en Portugal, en muchos países...

Ha hecho cine con Colomo, con Vicente Aranda...

Sí, y he trabajado con el más grande: Luis García Berlanga. El maestro. Lo sentí así, y eso que ya estaba muy mayor. Hicimos en formato cine la serie de Vicente Blasco Ibáñez. No solo era un director excepcional, sino una persona maravillosa que jamás te trataba como una marioneta. Te dejaba desarrollar tu creatividad y te daba libertad.

¿Qué tipo de actriz se siente? ¿Qué le ha llamado de la escena teatral?

No lo sé. Una vez que me subí al escenario experimenté una sensación distinta. Actuar es comunicar sentimientos y a eso me entrego. El teatro para mí es magia y es, sobre todo, la pura, la verdadera esencia del actor. La hora de la verdad te la da el teatro: ahí percibes el aliento y la respuesta del público.

¿No dio ese paso un poco tarde?

En cierto modo sí. El teatro siempre impone respeto. Y esta pieza –que estrenamos este sábado en Zuera con Elías González y César Lucendo e iniciamos la gira–, la acepté cuando me había prometido descansar. En todos estos años yo no he parado. Me llegó la adaptación de ‘El contador del amor’ de Eric Assous, Premio Moliere de 2010, realizada por Julián Quintanilla, y me fascinó. Me hizo cambiar de opinión.

¿Qué le atrajo de ‘El contador del amor’?

Es una comedia que te enamora, de las comedias más inteligentes que he leído nunca. Me atrapó el personaje femenino, Diana, brillante, bonito, de los que llegan a todo el mundo. Diana ejecuta una inteligente venganza sobre su marido, que la engaña.

Cuántas veces le han preguntado: "¿Cuántos amantes has tenido?".

Así empieza la obra. En mi vida personal, algunos me lo han preguntado, sí… Creo que esta obra va a apasionar a las mujeres, pero creo que también a los hombres. Es una comedia que habla del amor y el amor no tiene edad.

¿Existen los celos retroactivos?

Ja, ja, ja. Yo he visto parejas que tienen celos retroactivos. Alguno de mis amores ha querido saber cómo habían sido mis relaciones anteriores. Hay que tener cuidado: pueden envenenar la relación. Son indicios de inseguridad. En la obra se pregunta: "¿Qué es más importante, acostarse doce veces con doce mujeres diferentes, a las que no conoces de nada, o que ella lo haga durante mucho tiempo con un solo hombre?".

¿Cuál es el mayor problema de la pareja?

Tener pareja es muy complicado, y ahora, como hombres y mujeres ya hablamos de igual a igual, más. El problema de hoy en día es la rapidez de todo: la tecnología resta mucho al amor, que necesita paciencia y tiempo.

¿Ha dejado a sus amores o la han dejado ellos a usted?

Creo que he dejado más yo, pero los amores en el fondo se quedan para siempre. Me considero afortunada en el amor. Amé y me amaron muchísimo. El corazón tiene una sola llave, las demás son sucedáneos, y mi gran amor fue Fernando Martín.

¿Cómo se venga uno de su pareja sin destruir la unión?

A veces una buena venganza cumple un objetivo: tras el engaño o la crisis, puede volver a poner el contador del amor a cero. No puedo desvelarle más. Lo importante en el amor es emprender un camino juntos.

Casi todo el mundo se desnuda en Instagram. ¿Lo hará Ana Obregón también?

A mí cuesta mucho subir mis fotos. ¡Me han perseguido tantas veces los fotógrafos y me han invitado a desnudarme en las revistas, y no he querido! Ya hago desde hace 25 años mi posado de verano y me pagan por ello. Ahora lo que me apetece en Instagram es contar cosas bonitas, delicadas, escribir lo que me apetezca y hacerlo con sosiego y buen gusto. No quiero exhibir ni un modelo ni un sombrero o el culo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión