Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Saludable

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Estas bebidas son para el verano

¿Qué bebida es la más adecuada cuando el calor aprieta? Tal vez no sea la más fresquita.

Hidratarse bien es imprescindible en verano
Hidratarse bien es imprescindible en verano
Jutta M. Jenning

"Beba agua y líquidos con frecuencia, aunque no sienta sed y con independencia de la actividad física que realice". Así arranca el decálogo 'Disfruta este verano con salud' lanzado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para ayudarnos a afrontar las altas temperaturas estivales. ¿Pero qué bebida es la más adecuada? Además del agua, la ciencia tiene varios candidatos en el punto de mira para que te hidrates cuando el calor aprieta.

AGUA DE COCO Después de sudar la gota gorda, procura tener a mano agua de coco. Su capacidad de hidratación es equiparable a la del Gatorade o el Powerade, las bebidas isotónicas más populares entre los deportistas. Pero además contiene cinco veces más potasio, un mineral esencial para combatir los calambres musculares. Por si fuera poco, este mejunje tropical reduce los problemas de hipertensión y previene las enfermedades cardiovasculares. ZUMO DE REMOLACHA Otro líquido que no deben perder de vista los que practican deporte es el zumo de remolacha. Bebiendo medio litro diario de este pardo brebaje, un ciclista puede aumentar hasta un 16% su rendimiento deportivo. Según demostraron científicos de la Universidad de Exeter (Reino Unido), la hortaliza contiene nitratos que disparan los niveles de estaminas y reducen el consumo de oxígeno de los tejidos mientras nos ejercitamos. A esto se suma que estudios recientes apuntan a que al combinar esta bebida con ejercicio físico aumenta el flujo de sangre a la sesera, haciendo que el cerebro rejuvenezca y se vuelva más eficiente. ZUMO DE SANDÍA Los dolores musculares podrían ser cosa del pasado si después de practicar ejercicio físico intenso te bebes un vaso de zumo de sandía. El efecto se debe a un aminoácido llamado L-citrulina, que se encuentra en cantidades ingentes en la corteza de esta fruta. Conscientes de su eficacia, científicos murcianos crearon hace unos años Avívate, una bebida basada en la fruta veraniega que también recomiendan para combatir el cansancio funcional que aparece tras situaciones de estrés. La sandía es, además, una de las frutas más ricas en licopeno, un compuesto con efectos protectores contra enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. ZUMO DE TOMATE Quienes se esfuerzan por mantener la línea en las vacaciones estivales cuentan con un interesante aliado en el zumo de tomate. Sobre todo porque de acuerdo con un estudio taiwanés publicado en la revista 'Nutrition', su consumo diario reduce el perímetro de la cintura, a la vez que hace caer los niveles de colesterol en un 10%. LECHE Si en lugar de trotar, nadar y jugar al vóley playa, este verano te dedicas a hincar codos para preparar los exámenes en septiembre, la leche es tu mejor opción. Un vaso al día mejora la memoria y el rendimiento cognitivo, según sacaba a la luz una investigación de la Universidad de Maine (EE. UU.). Concretamente, las personas que asiduamente consumen leche tienen cinco veces menos probabilidades de fallar en los test que quienes no la prueban. ZUMO DE ARÁNDANOS Otra alternativa interesante para los estudiantes es el zumo de arándanos. Gracias a su alto contenido en antocianinas, este jugo aumenta la retentiva y la capacidad de atención prácticamente desde el primer trago. Además de que nos pone de muy buen humor. ZUMO DE NARANJA Más clásico pero igualmente bueno para el coco es el zumo de naranja. Resulta que las capacidades cognitivas mejoran un 8% cuando nos llevamos al buche medio litro diario de la popular bebida cítrica. Con la ventaja adicional de que un vaso de este jugo contrarresta los efectos dañinos e inflamatorios que tiene consumir comida basura rica en grasas y carbohidratos, un tipo de alimentación a la que recurrimos con frecuencia en los meses de verano. INFUSIÓN CALIENTE Cuando Lorenzo pega con fuerza, no es ninguna locura beberse una infusión caliente. Más bien al contrario. Sobre todo después de que un estudio canadiense demostrara que una infusión a 50ºC ayuda a reducir el calor corporal más que echar mano de una bebida fría. Los expertos lo achacan a que la bebida caliente aumenta la producción de sudor, favoreciendo la pérdida de calor corporal y ayudando a que el cuerpo se enfríe más rápido. Ir al suplemento Tercer Milenio.

Etiquetas
Comentarios