Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Claves para sobrevivir al verano en familia

Para lograr una buena armonía es necesario, entre otras cosas, organizar las tareas y repartirlas entre todos. También hay que hacer planes con antelación y cumplirlos.

El verano es tiempo de disfrutar en familia, pero dejando siempre tiempo libre para uno mismo.
El verano es tiempo de disfrutar en familia, pero dejando siempre tiempo libre para uno mismo.

Las vacaciones de verano son uno de los momentos más esperados del año. Durante once meses hacemos planes, organizamos los días que vamos a tener de fiesta y nos disponemos a disfrutar de la compañía de nuestros familiares más cercanos y también de los que nos vemos con tanta frecuencia.

Todo parece idílico, pero la realidad es que el verano es también sinónimo de discusiones y conflictos, que surgen, sobre todo, por la cantidad de tiempo que pasamos juntos en esta época.

Para intentar que este verano estas situaciones no nos amarguen los días de asueto, os ofrecemos una serie de claves que nos ayudarán a disfrutar de unos días inolvidables. 

Conversaciones. La clave para que todo fluya es evitar temas de conversación que puedan llegar a ser conflictivos. Es el caso de la política, el fútbol, la religión, la educación de los niños o las relaciones laborales. El verano es tiempo de relax, por lo que es conveniente evitar aquellas cuestiones que resultan estresantes para la familia. Mejor dejar estas conversaciones para septiembre.  Intimidad. Durante estos días, parece que tengamos la obligación de estar todo el día con la familia, sin un minuto libre. Es importante reservar momentos de intimidad para uno mismo y también para la pareja en exclusividad, si se tiene. Con estos momentos, los dos solos, la pareja se fortalecerá. Gustos comunes. Es importante aprovechar el tiempo de verano para hacer planes que nos gusten a todos, pero para ello, antes hay que interesarse por los gustos y preferencias de cada uno de los miembros de la familia.  Flexibilidad. La clave para que los días transcurran en armonía es intentar ser flexible y ceder en algunos momentos. Las vacaciones son un momento para disfrutar, pero no siempre a todos nos gustan las mismas cosas.  Planificación. Para que nadie se queje de que no cuentan con ellos para hacer planes, hay que planificar con antelación los planes de verano. De este modo, se evitan las disputas de última hora. Organización. Por último, pero no por ello menos importante, es necesario organizar las tareas que hay que hacer y repartirlas entre todos. Una buena idea es hacer un calendario con las cosas que hay que hacer y quién debe realizarlas, de este modo evitaremos tener que discutir siempre por lo mismo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión