Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Science shops 2.0: ¿decirlo o hacerlo?

Desde las science shops se facilita que la investigación se enfoque hacia las necesidades de la sociedad. En ello profundiza el proyecto Inspires.

San Antonio, Chuquisaca, Bolivia. Sheila, de cuatro años, aprende a escribir la letra A.
San Antonio, Chuquisaca, Bolivia. Sheila, de cuatro años, aprende a escribir la letra A.
Ana Ferreira Cirigliano

-Se me ha ocurrido un tema genial.

-Muy bien, pero preferimos investigar lo que la gente necesita.

-Es que tengo un marco teórico de vanguardia.

-Ayudará, pero antes que nada hablemos con la gente.

-Mi metodología también es nueva, tengo un software para el análisis de los datos de la población.

-Perfecto, pero las personas de esa población pueden decidir qué priorizar y hasta participar en la conducción del proceso.

En fin, investigar basándose en las necesidades de la sociedad —sentido de ser de la investigación social según supieron reivindicar diversas corrientes— es el espíritu que se propone profundizar InSPIRES (Ingenious Science shops to Promote participatory Innovation, Research and Equity in Science) bajo coordinación del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). Este proyecto recibió financiación del programa de investigación e innovación del Horizon 2020 (Unión Europea).

Junto a ISGlobal, integran el consorcio: Environmental Social Sciences Research Group (Hungría), Université de Lyon (Francia), Athena Institute-VU (Países Bajos), Universita degli Studi di Firenze (Italia), IRSICaixa (España), Institut Pasteur de Tunis (Túnez) y Ciencia y Estudios Aplicados para el Desarrollo en Salud y Medio Ambiente (Bolivia). El Consejo Asesor del proyecto cuenta con instituciones de tres continentes.

Las science shops a las que el proyecto alude desde su título surgen hace 40 años en Holanda, con una iniciativa universitaria que se planteó investigar basándose en  preguntas de la sociedad civil. Esa noción se fue expandiendo principalmente por el norte y el centro de Europa hasta institucionalizarse, por ejemplo, en la red Living Knowledge, con miembros de 21 países. Todo empieza con una divulgación científica "puesta del revés”: "La science shop reformula, traduce las preguntas que la sociedad se hace a un lenguaje que el científico entienda”, explicó su coordinador, Norbert Steinhaus, a Tercer Milenio (23/02/2017).

El concepto se ha desplegado de manera flexible en diferentes iniciativas y contextos, aunque siempre procurando cumplir algunas condiciones: que las preguntas recogidas fueran de carácter científico y relevancia social (originadas en una necesidad real de la sociedad) y que los proyectos de investigación resultantes carecieran de ánimo de lucro y difundieran públicamente sus resultados (Idem).

Respetando esta tradición, Inspires cree que las science shops pueden profundizar hacia 'modelos 2.0'. Según la investigadora principal, María Jesús Pinazo (ISGlobal, Hospital Clínic de Barcelona), y el resto del equipo de coordinación del proyecto, liderado por Anne-Sophie Gresle (IsGlobal), los modelos de Inspires buscarán ser precisos en la evaluación de su impacto real en sociedad, culturalmente adaptados, inclusivos ?paridad de género y participación de grupos vulnerables? y sensibles a la llamada perspectiva glocal: actuar localmente pero pensando globalmente. Gracias a capacidades institucionales instaladas, InSPIRES ofrecerá buena parte de sus modelos en los campos de la salud y el medio ambiente.

"Ya voy entendiendo" -podría decir quien hablaba al inicio de este breve texto-, "la investigación puede partir de las preocupaciones de la gente, pero esa decisión demanda compromiso y rigor". "Si así fuera -podrían contestarle-, ¿en verdad quieres hacerlo o solamente quieres decirlo?".

(Nota. El artículo refleja el punto de vista del autor. La Comisión Europea no se responsabiliza por su contenido)

Leonardo de la Torre Ávila (Equipo Inspires)

Esta sección se realiza en colaboración con el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España, coordinado por la Fundación Ibercivis

Etiquetas
Comentarios