Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Ni una copa de más

Un equipo de ingenieros electrónicos ha creado un sensor portátil que ayuda a controlar la ingesta de alcohol. Se lleva en la muñeca y mide el vapor que desprende la piel.

El dispositivo detecta el alcohol entre 15 y 20 minutos después de que se consuma
El dispositivo detecta el alcohol entre 15 y 20 minutos después de que se consuma
Kjersti Magnussen

Si cada vez que sales por la noche con amigos bebes más alcohol de lo que tenías previsto, sin darte apenas cuenta, la tecnología puede ayudarte a evitarlo. Un equipo de ingenieros electrónicos de la Universidad Internacional de Florida (EE. UU.) ha creado un sensor portátil que ayuda a controlar la ingesta de alcohol. Sin soplar en un incómodo tubo y en tiempo real.

El dispositivo se lleva en la muñeca, como un reloj, y su misión consiste en recoger el vapor que desprende la piel, analizarlo y enviar los datos a un servidor a distancia para que determine los niveles de alcohol del usuario. Si están por encima de lo aconsejable, una aplicación nos avisa antes de que cojamos 'el puntillo'. "Funciona como una nariz electrónica, obteniendo resultados en menos de un segundo", explican sus creadores, que han usado impresión en 3D para fabricarlo. Pero lo más interesante, aclaran, es que el dispositivo detecta el alcohol entre 15 y 20 minutos después de que se consuma, lo que permite dejar las copas a tiempo y evitar indeseadas borracheras.

Etiquetas
Comentarios