Despliega el menú
Sociedad

¿Por qué nos pitan los oídos?

Los zumbidos poco tienen que ver con que alguien esté hablando de nosotros...

Un pitido en los oídos puede ser una sensación muy desagradable.
Un pitido en los oídos puede ser una sensación muy desagradable.
Pixabay

Seguro que alguna vez ha escuchado aquello de que, si le pitan los oídos, es que alguien está hablando de usted. Ojalá fuera tan sencillo saber cuándo nos mencionan, pero semejante razonamiento no tiene ni el más mínimo fundamento científico.

Los oídos nos pitan por muchas razones, pero todas tienen que ver con el funcionamiento de nuestro organismo.

Y hay que distinguir unos acúfenos o tinnitus (esos son sus nombres médicos) de otros. De forma ocasional, a todos nos zumban los oídos, aunque la sensación dura solo unos segundos o, a lo sumo, algunos minutos.

El problema es que, para algunas personas, esos ruidos -que pueden ser zumbidos, pitidos,chirridos, siseos...- son constantes y tan molestos que afectan a su vida cotidiana, les generan mucho estrés y hacen que les resulte difícil conciliar el sueño.

Unos cuatro millones de españoles tienen este tipo de problemas, que afectan a personas de todas las edades.

Las causas de los acúfenos pueden ser muy variadas y van desde un tapón de cera, a una infección, un tumor en el oído, alteraciones circulatorias o neurológicas o incluso posturas que tensan demasiado la zona superior del tronco. Trabajar o vivir en ambientes muy ruidosos también pueden favorecer su aparición.

Las infecciones o los tapones son fáciles de detectar y de solucionar, pero muchas veces es muy complicado localizar el origen del problema y, por tanto, resolverlo.

Por eso, hay casos en los que acúfenos no tienen cura, con las consiguientes afecciones para los pacientes. Tantas, que a veces es necesaria la ayuda psicológica.

Así que, la próxima vez que note un pitido, déjese de supersticiones y relájese. Y recuerde la importancia de cuidar sus oídos para que algo que solo es una molestia ocasional no se convierta en un verdadero problema médico.

Etiquetas
Comentarios