Despliega el menú
Sociedad

¿Por qué flotan los huevos que no son frescos?

Si están recién puestos, se hunden hasta el fondo. Si no, se quedan en la superficie del agua. La física tiene la explicación.

Se trata de 50 kilos de huevos en polvo contaminados con fipronil.
Un montón de huevos con pinta de muy frescos. Ante la duda, el truco del agua nunca falla.
Pixabay

Es uno de esos trucos de la abuela que viene bien conocer. Para saber si un huevo es fresco, solo hay que introducirlo en un recipiente con agua.

Si el huevo se va al fondo, estamos ante un huevo fresquísimo. Si flota, a lo mejor no es buena idea preparar esa tortilla que teníamos en mente...

La explicación tiene que ver con una mera cuestión física. La cáscara es una superficie porosa que permite el intercambio de gases con el exterior. Conforme el huevo envejece, pierde humedad, que se escapa a través de esos poros.

De este modo, la clara y la yema encogen poco a poco y su lugar lo ocupa una cámara de aire, que se convierte en un 'flotador' que eleva el huevo hasta la superficie cuando lo sumergimos en agua.

Cuanto menos fresco sea el huevo, más flotará. Por eso, los huevos que se quedan verticales dentro del agua o que suben un poco hacia arriba no son muy frescos, pero pueden consumirse todavía.

Si el huevo flota completamente, lo mejor es descartarlo. Puede estar en mal estado y comerlo puede acabar en un problema de salud.

Etiquetas
Comentarios