Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Saludable

Este verano pásalo bien, pero evitando riesgos

Varios expertos nos han preparado una sencilla lista de consejos para evitar, por ejemplo, las peligrosas insolaciones o las lesiones en las zonas de baño.

El verano está para disfrutar, lo que no implica que tomemos algunas sencillas precauciones para evitar accidentes.
El verano está para disfrutar, lo que no implica que tomemos algunas sencillas precauciones para evitar accidentes.
Freepik

Tomar el sol, unos buenos chapuzones en la piscina o en la playa, deportes al aire libre… el verano está para disfrutar, lo que no implica que tomemos algunas sencillas precauciones, sobre todo de cara a los más pequeños de la casa, para evitar posibles accidentes derivados de estas actividades propias del buen tiempo y que tanto nos gustan. Pedro Orós, pediatra, y Joaquín Martínez, enfermero y técnico en prevención, nos han preparado una sencilla, pero eficaz lista de consejos y pautas que debemos tener en cuenta para evitar, por ejemplo, las peligrosas y temidas insolaciones o las lesiones en las zonas de baño. También nos cuentan cómo preparar un botiquín de emergencia, imprescindible en nuestra mochila -o en la maleta- si salimos de viaje o de excursión.

Debemos utilizar siempre crema solar de protección máxima antes y mientras tomamos el sol e ingerir suficientes líquidos; estas recomendaciones son importantes para toda la familia, pero sobre todo para los más pequeños. No hay que tomar el sol en las horas centrales del día y conviene evitar las exposiciones largas. ¡Ni se te ocurra quedarte dormido! En el agua tenemos que ser siempre muy prudentes; da igual si nos estamos bañando en la piscina, en la playa o en el río. Es muy peligroso que los chavales jueguen a ver quién aguanta más debajo del agua. Mucho cuidado con las aguadillas, hay personas que lo pasan francamente mal en esas situaciones. Báñate solo en lugares habilitados para ello. No entres bruscamente en el agua, sobre todo, después de haber tomado mucho rato el sol o si estás haciendo la digestión. Dúchate siempre antes de entrar. Sal rápidamente del agua si te encuentras mal: sientes escalofríos, dolor de cabeza, cansancio, etc… No te tires de cabeza ni de pie en piscinas, ríos o playas sin calcular su profundidad. Muchas lesiones medulares se producen por este motivo. No vayas descalzo o con los pies mojados a las máquinas de bebidas o recreativas en piscinas y playas. Puedes sufrir un accidente eléctrico. Cuando salgas del agua sécate bien. Las gotas actúan como lupas con el sol. Ponte de nuevo crema solar. Evita realizar deporte en las horas de más calor. Si vais en bicicleta, hay que dar ejemplo a los chavales y ponerse el casco y el chaleco reflectante, sobre todo, en carretera y en los pueblos, donde solemos relajarnos en lo concerniente al tráfico y a la circulación.  Si sales de excursión, hazlo bien preparado: calzado adecuado, ropa de algodón, gorra, líquidos suficientes para el tiempo previsto del recorrido, crema solar... Prepara un pequeño botiquín para las excursiones: una o dos bolsas de frío, una manta térmica, una gasa compresa, una venda de crepé, dos o tres sobres de gasas, esparadrapo, tijeras, pinzas, apósitos para pequeñas heridas, agua oxigenada o suero fisiológico, yodo… Todo esto ocupa muy poco espacio en tu mochila y te puede ayudar en determinadas situaciones. Y recuerda: el teléfono de emergencias es el 112.

Etiquetas
Comentarios