Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Aspectos legales a tener en cuenta si desarrollo y vendo software

Antes de desarrollar y vender un software hay una serie de aspectos legales que conviene no olvidar. El Instituto Tecnológico de Aragón (Itainnova) recomienda tenerlos en cuenta para lograr una transferencia efectiva de las soluciones de software. En definitiva, tener cubiertas las espaldas desde el punto de vista legal protege el trabajo y el esfuerzo.

Antes de desarrollar y vender un software hay una serie de aspectos legales que conviene no olvidar para proteger debidamente el trabajo y el esfuerzo
Antes de desarrollar y vender un software hay una serie de aspectos legales que conviene no olvidar para proteger debidamente el trabajo y el esfuerzo

El desarrollo de software puede llegar a ser muy complejo. Algunos de los aspectos básicos que se tienen en cuenta desde cualquier empresa u organización que desarrolla software son, entre otros: los requisitos del cliente y su análisis, la planificación, el diseño, el testeo, el proceso de fabricación y contar con profesionales formados. Pero, además, desde Itainnova recomendamos tener en consideración aspectos adicionales que surgen alrededor del software para así evitar problemas futuros:

1. Cuando desarrolles un software para un cliente o en cooperación con un socio, firma un contrato de desarrollo, acuerdo de colaboración o licencia dejando claro quién o quiénes son los propietarios del software y cuáles van a ser tus derechos y limitaciones, así como los del cliente o socio. 2. Antes de desarrollar y distribuir tu software, elige cuanto antes el tipo de licencia con la que se distribuirá: licencia privativa o licencia de software libre/código abierto. Esto te permitirá elegir desde el principio los componentes software de terceros que pueden ser integrados en tu software. 3. Es bastante habitual desarrollar software incorporando o utilizando software preexistente de terceros, no siendo necesario programar desde cero las funcionalidades que estas librerías hacen, por lo que suponen un ahorro de tiempo y esfuerzo para los programadores. Todo software que no es nuestro y reutilizamos tiene una licencia que define los derechos del usuario a usarlo o a modificarlo. Antes de usar el software es recomendable leer su licencia y entender las obligaciones y derechos que nos concede. Analiza si su licencia es compatible jurídicamente con la distribución de tu aplicación. Si el software no incluye una licencia, debemos asumir que no podemos utilizarlo.Por ejemplo, la integración en tu software de librerías de terceros bajo licencia libre GPLv2 obliga a que tu software sea distribuido también bajo esa misma licencia. La licencia GPLv2 es incompatible con las licencias privativas y además te obligará a que el código fuente de tu software esté disponible. Sin embargo, librerías bajo licencias LGPL, Apache, MIT o BSD sí que son compatibles con software privativo.

Realizar este análisis evitará que de repente descubras, después de años de desarrollo, que tu software no podía ser vendido o incluso distribuido, ¡por haber incorporado esos componentes!

4. Respeta las obligaciones que se establecen en las licencias. Por ejemplo, en el caso de software libre, siempre estamos obligados a reconocer la autoría del componente y a incluir la licencia del componente en nuestro software. Las licencias copyleft nos obligan, además, a incluir el código fuente del componente. Además, las copyleft fuerte, nos obligan a usar una licencia compatible (básicamente la misma licencia) para la distribución de nuestro software. 5. Consulta la licencias del entorno de desarrollo que utilizas para verificar si permite usos comerciales. 6. Incorpora en cada uno de los ficheros de código fuente que componen tu software una cabecera que atribuya los derechos de explotación (copyright) a sus titulares y la autoría. 7. Antes de distribuir el software, crea una carpeta legal para poner a disposición de los licenciatarios la documentación jurídica. 8. Si vas a cooperar con un socio en el desarrollo de tu software y vas a facilitarle tu código fuente, firma previamente un acuerdo de confidencialidad. 9. Protege tu software antes de distribuirlo. Aunque la protección del software por derechos de autor es automática desde el instante en que lo generamos y no requiere registro, ante el problema de que aparezca un tercero que se atribuya la autoría, es importante generar pruebas que nos permitan defender frente a terceros la autoría del software y ejercitar así nuestros derechos de propiedad intelectual. Por ello, puede ser recomendable, por ejemplo, registrarlo en el registro de la propiedad intelectual, realizar un registro notarial, o registrarlo en otro tipo de plataformas privadas. 10. Si tu software genera un efecto técnico, puede ser protegido por patente. 11. Protege el nombre de tu software con una marca y regístrala en la oficina del país donde va a ser distribuido.Cuando desarrollamos y distribuimos software debemos asegurarnos de que no infringimos derechos de propiedad intelectual de terceros, así como establecer mecanismos para proteger nuestra inversión del riesgo de apropiación indebida. Muchos problemas legales y sanciones pueden ser evitados si tenemos en cuenta estos aspectos desde las fases tempranas de la creación de nuestro software.

María Carmen Valiente Alcober Técnico en Explotación de Resultados y Propiedad Industrial de Itainnova

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión