Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

¿Por qué las moscas se atontan los días de lluvia?

Si el día está gris, los insectos vuelan menos y parecen despistados.

Una mosca, compañera casi inevitable de los días de calor.
Una mosca, compañera casi inevitable de los días de calor.
Pixabay

La lluvia no les sienta bien a las moscas. Si el día es gris y húmedo, estos insectos parecen atontados y tiene pocas ganas de volar.

Su reacción tiene mucho que ver con las circunstancias meteorológicas de una jornada de lluvia. Cuando se acerca una borrasca, la presión atmosférica baja, lo que supone que el aire tiene menos densidad. En esas circunstancias, a los insectos les cuesta más batir las alas y mantenerse en vuelo, así que prefieren estar posados a la espera de un clima más seco.

Además, la humedad ambiental 'empapa' a estos pequeños animales, lo que aumenta su peso. La diferencia es mínima, pero al tratarse de animales tan ligeros, es la suficiente como para que les resulte más complicado volar.

Por eso, no es exactamente que los días lluvia atonten a los insectos. Se trata más bien de una cuestión de ahorro de energía: alzar el vuelo les supone más esfuerzo de lo habitual y optan por quedarse en tierra y usar sus patas para caminar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión