Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

¿Sabes qué no debes hacer cuando tus hijos sufren una quemadura?

Lo más importante es no aplicar remedios caseros sobre la zona afectada -pasta de dientes, aceite, patata, tomate...-, ya que podrían provocar una infección.

Un elevado porcentaje de las quemaduras suele producirse en la cocina.
Un elevado porcentaje de las quemaduras suele producirse en la cocina.
Freepik

¿Quién no ha sufrido o ha tenido que atender alguna quemadura de sus hijos? El pediatra Pedro Orós las define como “una lesión en los tejidos de nuestro cuerpo causada por contacto térmico, sustancias químicas, electricidad, rayos solares o radiaciones”, mientras asegura que el 60% de las quemaduras que se atienden en los hospitales se producen en casa, principalmente en la cocina, aunque, afortunadamente, la mayoría de ellas son leves. Según su extensión y profundidad, podemos clasificar las quemaduras en tres grados. “Las de primer grado -explica el pediatra-, afectan a la capa exterior de la piel (epidermis) y producen dolor, enrojecimiento y una ligera inflamación; las de segundo, afectan a la dermis (debajo de la epidermis) y producen dolor, enrojecimiento, inflamación y ampollas; y las de tercer grado, afectan a la hipodermis (la capa más profunda o tejido subcutáneo), produciendo una piel de coloración blanquecina, oscura o carbonizada que puede estar entumecida”. Y estos son los pasos que debemos dar cuando se produce una quemadura, siguiendo los consejos de Pedro Orós y de Joaquín Martínez, experto en prevención.

¿Cómo debemos actuar ante una quemadura?

Lo primero, conservar la calma y tranquilizar al niño. Abre el grifo y pon agua fría sobre la quemadura lo más rápidamente posible. Conviene que el agua no salga a mucha presión. Mantén la quemadura con agua fría al menos entre 5 y 15 minutos, dependiendo de la gravedad de la misma. El agua fría baja la temperatura de la zona afectada, calma el dolor y la limpia de sustancias que hayan podido producirla. Seguramente, en este tipo de quemaduras leves o de primer grado no será necesario tratarla debido a la acción del agua, pero, si así fuese, pon una pomada adecuada y tápala. Las quemaduras más graves, de segundo y tercer grado -eléctricas, químicas…-, deben ser tratadas en los centros de salud o en hospitales, pero, sobre todo, después de haberlas enfriado adecuadamente. Si es posible, retira los elementos metálicos -anillos, pulseras, relojes…-, ya que estos mantienen el calor. Quita la ropa siempre que esta no esté pegada a la piel; si se ha pegado, moja igualmente la zona afectada y pon paños húmedos para el traslado al hospital. Si las quemaduras afectan a varias partes del cuerpo o son de mucha extensión, llama a los servicios de emergencia y coloca paños de agua fría.¿Qué no debemos hacer?

Por supuesto, ponernos nerviosos. Bajo ningún concepto pongas remedios caseros sobre la zona afectada -pasta de dientes, aceite, patata, tomate...-, ya que pueden provocar infecciones. No apliques pomadas sin haber enfriado bien la zona con agua y asegúrate de que estás utilizando la adecuada. No pinches las ampollas; pero, si es necesario, debe hacerse siempre con agujas esterilizadas. No apliques hielo en la quemadura. Si las quemaduras son muy extensas es mejor enfriarlas con paños húmedos, ya que con el agua, directamente, podríamos bajar en exceso la temperatura corporal. No corras si se prende tu ropa: tírate al suelo y rueda.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión