Despliega el menú
Sociedad

Manualidad: un conejito de Pascua donde guardar chocolates

Una divertida y sencilla manualidad para hacer con los más pequeños en estas fechas. En su interior podrán guardarse dulces, chocolates y golosinas.

Los más pequeños podrán hacerse su propio guardián para sus dulces
Los más pequeños podrán hacerse su propio guardián para sus dulces

En los periodos de vacaciones hay que agudizar el ingenio para entretener a los más pequeños de la casa. Por ello, las manualidades son una buena alternativa para incentivar la creatividad y combatir el aburrimiento.

En este caso, en plena época de Pascua, nada mejor que un conejito para convertirse en el protagonista de la siguiente manualidad. Además, este animalito guardará un secreto: los chocolates, dulces y caramelos que los niños guarden en su interior. Se trata de la época por excelencia de regalas monas de Pascua, huevos de chocolate o las palmitas del Domingo de Ramos repletas de golosinas...

Materiales:

Goma eva de dos colores Gomets Bolígrafos o rotuladores de colores para realizar los detalles Un vaso para cada conejo Pegamento o cinta de doble cara Si fuera necesario, moldes para hacer las distintas partes del conejo. Puede descargarse el molde aquí (la primera imagen). Opcional: cortadores de formas para goma evaElaboración:

En una lámina de goma eva, hacer la forma de la cabeza del conejo (dejando un cuadrado inferior para pegarlo al vaso). Después, hacer las dos patas superiores del animalito. La distancia entre una y otra dependerá de la longitud del vaso (hacerlo lo suficientemente largo como para que, una vez pegados los brazos, sobresalgan por los lados del vaso las patas). Después hacer las patas inferiores del conejo. Con la lámina de goma eva de otro color, hacer los detalles del conejo: las almohadillas de las patas, la nariz y la forma de las orejas. Como se puede ver en la fotografía, la nariz tiene forma de corazón, por lo que pueden emplearse cortadores con formas para estos detalles. Completar las patas del conejo con gomets a modo de uñas. Completar la cara del conejo con una boca y los ojos. Una vez que se tienen todas las partes del conejo, hay que pegarlas al vaso.Con esta manualidad los más pequeños tendrán a un buen guardián para sus dulces.

Etiquetas
Comentarios