Despliega el menú
Sociedad

Cómo ayudar a tus hijos a orientar su futuro

A lo largo de su desarrollo educativo y profesional irán surgiendo las dudas sobre qué camino deben seguir. Nuestra obligación, como padres, es ayudarles en este proceso.

Elegir unos estudios o un determinado trabajo no cierra otras puertas.
Elegir unos estudios o un determinado trabajo no cierra otras puertas.
Freepik

Por lo general, a la hora de tomar algunas decisiones importantes, los hijos suelen ser inseguros y necesitan toda nuestra atención, y más en estos tiempos que corren. Por eso, “es vital que les ayudemos, que les asesoremos a la hora de planificar su futuro, lo antes posible. Nuestros hijos deben saber y conocer todas las opciones existentes a nivel educativo y profesional”, apunta Juan Martínez de Salinas Murillo, profesional de RR. HH. y orientación. La vida da muchas vueltas y, a edades tempranas, “estos temas se pueden afrontar con total flexibilidad”, apunta el experto, que aporta, además, algunas recomendaciones sobre el tema.

Pronto surgirán las dudas. Conviene explicar a nuestros hijos que a lo largo de su desarrollo educativo y profesional surgirán dudas sobre qué camino deben seguir. Primero, han de definir sus preferencias de materias y áreas para, después, establecer prioridades e investigar el recorrido de todas ellas y sus posibles salidas futuras. Tenemos que ayudarles en este proceso. Siempre existen alternativas. Hay que hacerles ver y comprender que tomar un camino, elegir unos estudios o un determinado trabajo no cierra otras puertas. Sus elecciones nos marcarán unas áreas o profesiones para las que ellos están más predispuestos. Sin embargo, siempre existen otras alternativas que puedan abrir ese campo. Apoyar a los emprendedores. Es importante mostrar a los chicos la globalidad existente de opciones, con independencia de que algunas no nos gusten. Nos referimos a que muchos padres, solo ven como opción profesional trabajar por cuenta ajena. Pero, conviene no olvidar que también existen los emprendedores. Lo que ellos quieran. Hay que orientarles, sí, pero debemos ser objetivos, aunque sean nuestros hijos. Es decir, tenemos que ayudarles a que elijan lo que ellos quieran y decidan, y no lo que nos gustaría a nosotros que hiciesen o fuesen. El valor de la información. Será de gran ayuda que les mostremos todos los lugares a los que pueden acudir para disipar y clarificar sus opciones: el servicio de orientación del colegio, instituto o centro de formación profesional... También podemos investigar sobre qué servicios gratuitos de este tipo hay en nuestra localidad. Esta tarea es muy importante, ya que si los padres conocemos todas las posibles salidas educativas y profesionales, podremos orientar mejor a nuestros hijos. Fomentar su autonomía. Desde edades tempranas, debemos fomentar su autonomía a la hora de realizar tareas y funciones; esto supondrá que aprendan a tomar sus propias decisiones. La dependencia excesiva de los padres no les ayuda. Charlas y conversaciones. Dialogar con los hijos sobre su futuro educativo y profesional es vital. Al principio será como un juego pero más adelante se irán clarificando esas opciones gracias a esas conversaciones. Esfuerzo y optimismo. Cualquiera puede estudiar y llegar a ser, a nivel profesional, lo que se proponga. Lo importante, realmente, es prepararse, practicar, dedicar tiempo y no dejar de aprender nunca. ¡Que nadie les diga lo contrario! Eso sí, deben entender que conseguir las cosas conlleva esfuerzo y sacrificio. Convivir con el fracaso. Pero también debemos enseñarles a convivir con el fracaso. A veces, uno toma una decisión y los resultados no son los esperados. Sin embargo, de todo se aprende y no debemos olvidar que cuando una puerta se cierra otra se puede abrir más adelante. Es cuestión de analizar por qué hemos obtenido ese determinado resultado. Información y diálogo. Las dudas se disipan siempre con información y diálogo. Antes de tomar una opción educativa o profesional, que no se ve muy clara, puede ser interesante buscar talleres, charlas o cursos sobre esos temas, donde puedan conocer más sobre esos estudios o trabajos. De todas formas, tenemos que explicarles que todos los estudios y profesiones tendrán unas áreas que les gustarán más que otras. La vida es una prueba activa, constante flexible y cambiante.

Etiquetas
Comentarios