Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Un nuevo cine a 120 fotogramas por segundo

El cine siempre ha ido de la mano de la técnica para lograr un realismo que sumerja al espectador en la historia: tras el blanco y negro mudo llegaron el sonido y el color, la pantalla panorámica, los grandes formatos y las lentes especiales para mejorar la nitidez y conseguir mayores pantallas, el sonido envolvente, el 3D... La nueva película del director Ang Lee, ‘Billy Lynn’, aprovecha todas las mejoras del cine digital: 4K, 3D, HFR, HDR, láser... ¿qué aporta todo esto?

Rodaje de 'Billy Lynn' en 3D a 120 fotogramas/segundo con dos cámaras Sony Cinealta F65
Rodaje de 'Billy Lynn' en 3D a 120 fotogramas/segundo con dos cámaras Sony Cinealta F65
Sony Pictures / TriStar Pictures / Bona Film Group / Dune Films / Film4 / Ink Factory / The Marc Platt Productions / Studio 8

Con su nueva película, Ang Lee apuesta muy fuerte por las nuevas tecnologías: ‘Billy Lynn’ está filmada en 3D nativo, a resolución 4K y a nada menos que 120 fotogramas por segundo.

Un avance de la película se proyectó en el último evento del IBC (International Broadcasting Convention) en Ámsterdam, en septiembre de 2016. Con proyectores láser, que permiten un 3D luminoso como si fuera 2D, el resultado fue impresionante. Por desgracia, aunque la película acaba de estrenarse en nuestro país, no podremos verla en su formato original, al menos por el momento, dado que no existen cines equipados con lo que será una nueva generación de servidores de cine y proyectores láser, capaces de proyectar películas 3D a esa frecuencia.

A pesar de todo, las nuevas tecnologías utilizadas benefician la calidad de imagen de la película, aunque sea proyectada a 24 fotogramas por segundo. Una ventaja de usar 120 fotogramas es que es múltiplo de 60, 30 y 24, lo que permite obtener fácilmente versiones compatibles con los proyectores convencionales.

¿Cuántos fotogramas por segundo?

Ciertos estándares que han permitido la expansión de la industria del cine han supuesto también una rémora para su modernización. La cadencia de 24 fotogramas por segundo es una de ellas, número adoptado por Edison como un compromiso entre la persistencia de la visión, la cantidad de película y la reproducción de la banda de sonido.

Una cadencia de imágenes más elevada aporta una mayor sensación de presencia y realismo en las imágenes. Hubo intentos de subir la cadencia con sistemas como Todd-AO (30), Cinerama (26) y Show Scan (60), pero el aumento de fotogramas por segundo se traducía en mayor cantidad de película y, por tanto, mayores costes, aparte de problemas de compatibilidad de los proyectores.

Con la llegada del cine digital, tanto en cámaras como en proyectores, se ha retomado la idea de presentar una mayor cadencia, el denominado HFR o High Frame Rate. Peter Jackson y su trilogía de ‘El Hobbit’, filmada en 3D a 48 fotogramas por segundo, el doble del estándar, fue el más reciente intento. El proyecto de James Cameron para sus secuelas 3D de ‘Avatar’ se ha diseñado para 60 fotogramas por segundo. Ang Lee llega a los 120 con su ‘Billy Lynn’.

¿Cómo lograr el detalle incluso en zonas de sombra?

Siempre ha sido un problema exponer –antes la película y ahora el sensor de la cámara– para que se aprecien detalles tanto en la zona de sombra como en las zonas muy iluminadas. Por ello, a menudo en el cine se ha utilizado iluminación adicional, no solo para realzar el volumen, sino para rellenar zonas de sombra que de otra forma aparecerían negras en la fotografía. Con el HDR (alto rango dinámico) es posible mostrar más detalles en las imágenes, tanto en zonas de sombra como en las muy iluminadas, de igual modo que los aprecia la visión humana. Las modernas cámaras de cine digital ya incorporan esta prestación.

¿Por qué el cine 3D es menos luminoso?

Uno de los problemas que han perjudicado al cine 3D es la falta de luminosidad, debido al necesario uso de filtros en el proyector y en las gafas del espectador. El estándar de luminosidad en una pantalla de proyección convencional está fijado en un mínimo de 14 foot-lambert, pero muchas películas 3D son proyectadas a tan solo 7 foot-lambert, lo que ocasiona en ocasiones fatiga visual.

Los nuevos proyectores láser son tan luminosos que consiguen los 14 foot-lambert en 3D, permitiendo ver el cine estereoscópico en todo su esplendor. Pero la proyección láser, además de mayor luminosidad, aporta una mayor gama de colores y contraste a las imágenes.

¿Cómo influye la resolución del proyector?

Una película filmada y proyectada en 4K contiene aproximadamente cuatro veces más información visual que otra en 2K. La mayoría de los cines actuales disponen de proyectores 2K, es decir, proyectan imágenes de 2.048 pixels de anchura. Poco a poco, los cines van incorporando proyectores 4K, en sustitución de los actuales 2K. La resolución de los nuevos televisores Ultra HD (falsamente denominados 4K) es de 3.840 x 2.160 pixels. Pero realmente la resolución horizontal en los proyectores de cine 4K es un poco mayor, 4.096 pixels, según la norma DCI (Digital Cinema Initiatives).

Proyectores láser. A todo, pero a todo, todo, color
No es solo mayor resolución lo que aporta un proyector de cine 4K. La gama de colores y el contraste de una imagen es más importante que la resolución.

Las pantallas digitales usan los tres colores básicos: rojo, verde y azul (RGB), para representar toda una gama de colores.

El ojo humano puede discriminar hasta diez millones de colores. En el sistema de color RGB, se usan 8 bits por color. Eso permite representar 28, es decir 256, tonos diferentes por cada color, desde el valor 0 (negro) al valor 255 (blanco). Con los tres colores básicos, tenemos 24 bits (3 x 8) y podemos representar 256 x 256 x 256 = 16.777.216 colores (variaciones con repetición).

Podría parecer suficiente, pero los sistemas visuales producen artificios que la visión humana percibe. Para representar una gama de colores aún más amplia, hay que usar más bits por color. Por ejemplo, con 10 bits podríamos representar 210, 1.024 tonos por color. Entonces 1.024 x 1.024 x 1.024 = 1.073.741.824. ¡Más de 1.000 millones de colores!

La gama de color de una imagen fue definida en 1931 por la Comisión Internacional de la Iluminación (CIE). En 2012 se publicó la Recomendación 2020, por la cual el espacio de color de los sistemas digitales 4K y 8K es más amplio y, por tanto, es capaz de reproducir una mayor gama de colores, cercana a la del mundo real. Cubre más del 75% del espacio de color CIE 1931, mientras que un proyector de cine digital actual solo cubre el 52%. Un televisor HD convencional apenas cubre el 35% del espacio de color. Los nuevos proyectores láser cubren sobradamente la Recomendación 2020 y, por tanto, la gama de colores se amplía mucho más.

Alfredo González 3DStereoTech

Etiquetas
Comentarios