Sociedad
Suscríbete por 1€

Qué debes hacer y evitar si te toca la Lotería de Navidad

El asesor financiero Jesús Lorente y el catedrático de Finanzas Luis Ferruz explican las pautas a seguir tras recibir la noticia.

Largas filas a las puertas de la Administración de Loterías de la calle Alfonso, en Zaragoza.
Largas filas a las puertas de la Administración de Loterías de la calle Alfonso, en Zaragoza.
Aránzazu Navarro

Sofía estaba de vacaciones con sus amigas en Sort (Lérida) en 2006 cuando se decidió a comprar un décimo con sus compañeras en una Administración de Loterías del municipio. "Nunca he jugado de forma regular, lo compré de casualidad", dice.

En ese momento, no sabía que lo que había adquirido era, en realidad, un premio de 200.000 euros. "Cuando me enteré de que tanto mis amigas como yo habíamos recibido esa cantidad cada una, fue increíble; hasta el momento en que fui madre, describí ese momento como el  de mayor concentración de felicidad de mi vida", apostilla.

La afortunada -cuyo nombre real no es Sofía, pero que prefiere mantener el anonimato- invirtió su dinero en la compra de una casa, en un coche nuevo y en un viaje de tres semanas por el mundo con su marido, invitó a varios amigos a unas pequeñas vacaciones de fin de semana y repartió parte de la suma recibida entre varios de sus familiares.

Sus decisiones coinciden con las que la mayoría de las personas tomarían en caso de recibir el premio pero, ¿existe otra forma mejor de invertir el dinero de la Lotería de Navidad? Jesús Lorente, asesor financiero zaragozano, opina que sí y da una serie de consejos para evitar que la cuenta bancaria se quede a cero poco tiempo después de recibir el premio:

Identificar a todos los premiados: si se comparten los décimos, es fundamental identificar a todos los premiados y cobrar solo la parte correspondiente al décimo.

Si se opta, en cambio, por recibir la totalidad del dinero y transferir acto seguido las cantidades de dinero al resto de los premiados, Hacienda puede interpretar estos movimientos bancarios como una donación y gravarlos con el llamado 'impuesto de donaciones', que va del 7% a el 45%, en función de la suma.

Lorente recuerda que desde 2013 al premio de la Lotería de Navidad hay que descontarle el 'impuesto de loterías', del 20% (2.500 euros siempre estarán exentos de impuestos). De esta forma, en caso de que le toque un décimo por valor de 400.000 euros, lo que se recibe serán 320.500 euros.

Tapar agujeros: liberarse de las deudas personales es una de las mejores decisiones que se pueden tomar en las primeras semanas. El asesor financiero sostiene que uno de los primeros consejos que daría a una persona que acudiese a su oficina sería aportar el máximo dinero posible a la hipoteca. Contactar con un abogado y un asesor fiscales: la cantidad de dinero recibida se puede ver multiplicada en caso de contar con un asesoramiento adecuado.Estos profesionales le ayudarán a realizar una distribución adecuada de las inversiones a corto, medio y largo plazo en función de los objetivos individuales, e impedirán posibles estafas.

Calmarse antes de tomar decisiones: es recomendable esperar unos cuantos meses antes de tomar decisiones que impliquen grandes cantidades de dinero, ya que durante los primeros días después de cobrar el premio, la euforia puede llevarle a adquirir productos muy caros, perder gran parte del dinero y tener que arrepentirse al cabo de un tiempo. Apostar por lo alternativo: tampoco conviene invertir todo el dinero en el sistema financiero tradicional; es decir, en acciones de empresas, ya que existe el riesgo de que la entidad a la que hemos destinado parte de nuestra suma se vaya a pique.Frente a esta opción, el asesor financiero recomienda apostar por la inversión en otros sistemas financieros alternativos, como el 'crowdlending', que consiste en la financiación, a través de préstamos o créditos, a pequeñas y medianas empresas a cambio de un tipo de interés.

Evitar las inversiones inmobiliarias: hace dos años, había oportunidades de comprar pisos muy baratos, pero ahora los precios de los inmuebles han vuelto a subir. Así que es mejor esperar a que vuelvan a caer para obtener la máxima rentabilidad económica. Contribuir a una causa benéfica: es el mejor momento para poner un granito de arena en la lucha por las mejoras sociales y la igualdad en el mundo y, además, las donaciones a organizaciones sin ánimo de lucro desgravan en la renta.Luis Ferruz, catedrático de Finanzas de la Universidad de Zaragoza, va más allá y añade que también existen una serie de pautas sobre lo que no se debe hacer en esta situación:

Cobrar nada más enterarnos: Ferruz aconseja cobrar unos días o semanas más tarde en algún sitio en que no seamos conocidos y así no llamar la atención. Pregonar que nos ha tocado la Lotería: es recomendable compartir la noticia solo con personas de máxima confianza y guardar muy bien el décimo, décimos o participaciones premiados. Revelar la cuantía exacta del premio: no suele ser muy recomendable, ya que puede incluso causar malentendidos y tensiones en el entorno familiar. Dejar el trabajo: mejor no hacerlo, nunca se sabe lo que puede pasar en un futuro. También es mejor no gastarse cantidades desorbitadas en viajes o artículos de lujo.Ferruz sugiere a los afortunados continuar con la vida y rutinas habituales, al menos unas cuantas semanas o meses, hasta que la prudencia y el sosiego retornen a sus niveles normales. Los premiados, concluye, tomarán mejores decisiones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión