Despliega el menú
Sociedad

¿Por qué hay personas sonámbulas?

Están dormidos pero hablan, se levantan y, a veces, hasta se pone violentos. El sonambulismo es un trastorno raro que afecta más a los niños.

Un buen descanso es uno de los mejores antídotos contra el sonambulismo.
Un buen descanso es uno de los mejores antídotos contra el sonambulismo.
Pixabay.com

Están dormidos, pero hacen cosas propias de la vigilia. Son las personas que padecen sonambulismo, un trastorno del sueño que puede ir desde los casos más leves y comunes -quienes hablan dormidos y hasta pueden mantener una conversación- a otros más graves e infrecuentes: hay sonámbulos capaces de vestirse y salir a la calle y otros que, sin ser conscientes de lo que están haciendo, se agreden a sí mismos o a las personas con las que conviven.

Los episodios de sonambulismo se producen habitualmente en la llamada fase IV del sueño no REM, aquella en que la actividad del cerebro es más lenta, el sueño es más profundo y, por tanto, la más importante para el descanso.

Los expertos no tienen muy claro qué provoca los casos de sonambulismo, aunque sí  está demostrado que tienen un alto componente hereditario y que hay causas que los favorecen. En el caso de los adultos suelen aparecer vinculados al consumo de alcohol o de sedantes; a afecciones médicas como las convulsiones y a los problemas mentales.

En los niños, el sonambulismo es un problema común y está relacionado con la falta de sueño y la ansiedad. Se produce con más frecuencia entre los 6 y los 11 años y no suele tener mayor trascendencia, ya que los síntomas desaparecen con la edad.

Aunque en casos muy extremos se puede recurrir a la medicación, la mejor manera de controlar los episodios sonámbulos es evitar las causas que los favorecen, huir del estrés y dormir lo suficiente por las noches. 

Etiquetas
Comentarios