Sociedad

El canalillo ha muerto. Viva el recato

La edición británica del 'Vogue' dictamina que la era de los grandes escotes ha llegado a su fin. Se enseñan piernas, hombros y espaldas, pero el pecho se oculta tras el vestido.

Las actrices Phoebe Tonkin, Jennifer Lopez y Olivia Wilde, nada escotadas en tres recientes alfombras rojas.
Reuters/AFP

El escote ha muerto. Viva el recato. Al menos, así lo anuncia la revista 'Vogue' en su edición británica. Y cualquiera le lleva la contraria a semejante biblia del estilo y las tendencias.


Kathleen Baird-Murray firma el artículo, titulado 'Buscando escotes desesperadamente', en el que hace un repaso por las últimas alfombras rojas y fastos de postín. El veredicto es unánime: donde antes lucían los canalillos impulsados por sujetadores bien armados y con relleno, ahora se imponen los cuellos altos, los escotes cerrados y los vestidos que, sin dejar de ser sexis, no lo enseñan todo al primer vistazo.


"Esos montículos magníficos, juntos y bien colocados, para exhibir el empoderamiento sexual, seducir, inspirar la lujuria o incluso presumir, se han acabado, o al menos se están tomando un buen descanso", dice Baird Murray.


Modelos, actrices y cantantes no dejan de lucir piel, pero el foco ha cambiado. El pecho queda en segundo plano y lo que se enseña son piernas, hombros, espaldas y hasta ombligos.


"El Wonderbra ya no es el más vendido en las secciones de corsetería de los grandes almacenes", destaca la autora. Gana la comodidad y las mujeres prefieres sujetadores que siente bien, pero sin las molestias de esos sostenes 'elevadores' que aprietan por todas partes y dan un aspecto muy poco natural al pecho.



Kim Kardashian


Kim Kardashian va a tener que renovar su guardarropa: el escotazo ya no es 'cool'.


Ya se sabe que las modas van y vuelven y que esta desaparición del escote puede ser una cuestión puramente cíclica, pero la comentarista británica le da a este asunto un carácter más sociológico. Según ella, este cambio de tendencia responde también a un "rechazo a los estereotipos de género", que ha eclipsado la obvia sexualidad de un buen canalillo a favor de opciones en las que gana la sutileza.


Sean cuales sean las razones, parece que los tiempos han cambiado una barbaridad. Hasta Eva Herzigova, la modelo que puso rostro -y busto- a los anuncios del Wonderbra con el lema "Hola, chicos", apareció en la fiesta del centenario de 'Vogue UK' con una americana negra y una blusa de encaje blanca... de cuello alto.

Etiquetas
Comentarios