Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Los robots también saben de fármacos

Equipados con la robótica más moderna y tecnología de reconocimiento de imágenes, los nuevos 'empleados' de Novaltia gestionan la entrada y salida de fármacos con precisión extrema

La robótica más moderna trabaja en Novaltia
La robótica más moderna trabaja en Novaltia
Novaltia

Por los pasillos del almacén de Novaltia, entre sus altísimas estanterías llenas de medicamentos, circulan últimamente menos trabajadores. Los robots han ganado terreno. Open Shuttle y Pick-it-Easy son sus elocuentes nombres. Van rápido, llegan a lo más alto y no se cansan nunca.

Situado en Zaragoza, el almacén de Novaltia, una de las empresas distribuidoras de fármacos más grandes de Europa, ofrece una imagen de ficción futurista, un escenario en el que los robots ya no necesitan a las personas, en el que funcionan con una pasmosa precisión extrema. Están equipados con la robótica más moderna y tecnología de reconocimiento de imágenes.

El término Knapp-Store se refiere a este sistema automático de almacenamiento y preparación de pedidos, que ofrece numerosas posibilidades en un mínimo espacio y eficiencia en la preparación de un amplio surtido de artículos. La tecnología es de la empresa austríaca Knapp, con la que Novaltia trabaja desde los albores de la robotización de almacenes.

No sólo en la industria farmacéutica, en el desarrollo de todo comercio electrónico, la tecnología Knapp-Store se encarga de la entrada de mercancías, de las devoluciones y la catalogación de artículos especiales. Se acabó el proceso manual, mucho más laborioso. 

Los nuevos robots-almacenistas llegados a Novaltia hacen reposición automática, preparación con radiofrecuencia, acceso controlado y limitado, bandejas de almacenamiento, picking automatizado, sistema pick to light.... 

Automatizadas están las fases de entrada de mercancía, preparación de pedidos (donde hay más robots implicados), reposición, devoluciones, control de pedidos y garantía de calidad y salida de mercancía. Todo el proceso.

Con la tecnología Knapp se consigue: dar continuidad a todas las fases desde la entrada hasta la salida de los productos; generar pedidos de reposición y transporte; aumentar la calidad con procesos de trabajo inteligentes; integrar software y aplicaciones nuevas; supervisar constantemente; mantener distintos tipos de preparación (manual, semiautomática y automática) y aumentar el rendimiento con la misma cantidad de personal.

El futuro, para Fernando Castillo, CEO de Novaltia, se perfila así: “Nos gustaría mejorar el servicio a las farmacias y los pacientes con nuevas herramientas adaptadas a las necesidades de cada uno. Comercio electrónico, nuevos surtidos de productos, reducción del tiempo de entrega, programa de fidelización y healthcare son los retos que afrontamos para satisfacer las exigencias de nuestros clientes”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión