Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

​La tecnología que transforma la medicina

Drones, exoesqueletos o nanodispositivos son algunas de las herramientas que están cambiando el panorama médico.

Un dron multirrotor sobrevuela la Feria de Zaragoza.
Los drones pueden facilitar el traslado de medicamentos o vacunas a zonas de difícil acceso.
A. Navarro

Drones que transportan medicamentos a zonas remotas, exoesqueletos para la rehabilitación y asistencia a personas que han sufrido un ictus o lesión medular, o nanodispositivos capaces de liberar fármacos en el lugar y cantidad adecuada del cuerpo. ¿Realidad o ciencia ficción?

Durante el Foro de Innovación 'Medicina exponencial, cómo la tecnología está transformando la medicina', que se ha celebrado este martes en Madrid, expertos del mundo de la biotecnología han comentado los avances que están provocando estas tecnologías con un desarrollo exponencial, acelerando las mejoras en el área de la salud.

El foro, organizado por la Fundación Ramón Areces y la Fundación Pfizer tiene por objetivo conocer cómo aprovechar estas transformaciones de manera que puedan impactar positivamente en la salud y en la medicina. "Es necesaria una comprensión más cabal del profundo cambio que está experimentando en este momento la práctica de la medicina", señala durante la presentación del foro el doctor José Luis Puerta, patrono de la Fundación Pfizer.

En cuanto a los exoesqueletos, uno de los campos donde más esperanzas hay puestas, el doctor José Luis Pons, director del Grupo de Neuro-Rehabilitación del Departamento Neurobiología Funcional y de Sistemas del Instituto Cajal-CSIC, ha explicado que están implantándose de forma experimental en el ámbito de la rehabilitación y la asistencia a personas que han sufrido daño neurológico como consecuencia de un ictus o lesión medular.

"Se espera que los exoesqueletos estén totalmente consolidados en cinco años", afirma el experto. Así, en los próximos años se prevé que este sector genere una economía de escala que haga que estos dispositivos resulten más económicos, haciéndolos más accesibles para todos.

En el campo de las aeronaves no tripuladas o drones, el traslado de medicamentos o vacunas a zonas de difícil acceso, el análisis de microorganismos, alérgenos o contaminantes del aire, toma de muestras en áreas de riesgo, el fumigado preciso con agentes biológicos o el traslado de órganos son solo algunas de las aplicaciones que presenta esta tecnología.

Eso sí, Carlos Bernabéu, consejero delegado de la compañía Arborea Intellbird, destaca que los aspectos de regulación aún están "escasamente maduros", por lo que, aunque esta tecnología tiene un gran potencial en el área biomédica en España, "la normativa es clave en el proceso de desarrollo".

Desde el punto de vista de la nanomedicina, el profesor Ramón Martínez, director científico del CIBER-BBN (Centro de Investigación Biomédica en Red en el área de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina), ha asegurado que este sector tiene tres grandes áreas de aplicación. Por un lado, en las técnicas de análisis y diagnóstico, con dispositivos cada vez más pequeños capaces de detectar enfermedades a partir de muy pocas células.

En segundo lugar, la liberación de fármacos, es decir, nanoparticulas que puedan dirigir el medicamento al sitio adecuado y en la cantidad apropiada para cada paciente. Y, por último, la medicina regenerativa, que busca la restauración de la función de las células, tejidos u órganos aplicando métodos relacionados con terapia celular.

Problemas éticos

Durante el foro, también se han abordado los diferentes condicionantes éticos vinculados a los avances en medicina. "La tecnología se mueve en un equilibrio inestable entre fantasía y realidad", comenta José Luis González, profesor de Filosofía de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. "Tendemos a creer que todo es posible, y eso es muy frustrante en medicina", destaca el profesor.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión