Despliega el menú
Sociedad

Entusiastas, reconocidos y humildes Premios Búho

El periodista de HERALDO, José Luis Solanilla, y el bibliófilo José Luis Melero, galardonados por la Asociación de Amigos del Libro.

María José Carvajal, Luis Sanz, Eugenio Mateo, Nacho Escuín, José Luis Solanilla, José Luis Melero, Kim Capdevila, Antonio Biescas, Julia Dorado y María Teresa Pelegrín, en la Biblioteca de Aragón.
Entusiastas, reconocidos y humildes Premios Búho
Guillermo Mestre

La Asociación Aragonesa de Amigos del Libro empezó a animar ayer la cita literaria del 23 de abril con la entrega de los Premios Búho. El acto se celebró en la Biblioteca de Aragón, donde nació esta entidad hace 25 años y celebra muchas de sus actividades, y contó con la presencia de más de 150 amigos del libro que llenaron la sala.

Con una cerámica de Muel se reconoció la labor de personas, instituciones y entidades que promueven la lectura y los libros en Aragón, o desarrollan actividades relacionadas con su edición, presentación y distribución. “Es un premio humilde en lo material –comentó su presidente, Eugenio Mateo– pero muy reconocido y que los galardonados reciben con gran entusiamo”.

Hasta la fecha son ya 120 los premiados “del máximo nivel cultural y editorial en Aragón”, subrayó Eugenio Mateo. Y ayer, seis más se sumaron a la lista. Al escritor y bibliófilo José Luis Melero le entregó el galardón Fernando Gracia. En la glosa que hizo destacó “su enorme contribución y apoyo a la literatura y la cultura aragonesa”. Con unas notas de humor le describió como “un hombre renacentista al que nada de lo humano le es ajeno y tiene saberes múltiples”.

La pintora Julia Dorado recibió el galardón de manos de Eugenio Mateo, quien recordó la vinculación artitística que ha tenido con la edición impresa a lo largo de su trayectoria como pintora y grabadora. De reconocer la labor editora se encargó José María Serrano, quien le entregó a Luis Sanz, propietario de La Fragua del Trovador, el premio por la labor que realiza. “El apoyo decidido a escritores y poetas es un magnífico ejemplo de su pujante actividad de difusión de la literatura”, dijo.

Del periodista José Luis Solanilla se puso el acento en “su valiosa aportación a la literatura gastronómica”. El escritor José Luis de Arce le entregó la cerámica y se refirió al trabajo que coordina en las páginas de HERALDO y a su libro ´Tesoros gastronómicos de Aragón`. “Cada vez estoy más convencido de que la gastronomía es una parte muy importante de la cultura que nos da felicidad”, comentó Solanilla, quien abogó por “seguir elevando el listón para que en Aragón seamos más conscientes de nuestros maravillosos productos”.

También recibieron galardones el alcalde de Ayerbe, Antonio Biescas, y la bibliotecaria Kim Capdevila por los 60 años de trayectoria de la biblioteca de esta localidad. Finalmente, a título póstumo, hubo una mención muy emotiva a José Luis Marquina, director durante muchos años de la Biblioteca de Aragón que falleció el pasado mes de enero. El premio se lo entregó José María Hernández de la Torre a su viuda, María Teresa Pelegrín.

El director general de Cultura, Nacho Escuín, clausuró el acto al que se acercaron personalidades de distintos ámbitos como Alberto Lafarga y Javier Villar, de las bibliotecas de Aragón y Zaragoza; los escritores Ricardo Serna, Miguel Ángel Marín y José Luis Corral; Mariela García Vives, de la asociación de pintores plásticos Goya; el crítico de arte Jaime Esaín; la librera Eva Cosculluela; el fotógrafo Rafael Navarro; el arqueólogo Manuel Martín Bueno o los profesores Manuel García Guatas y Eloy Fernández Clemente.

Etiquetas
Comentarios