Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Matemáticos en pantalla

Sus biografías podrían acercarnos más a sus ideas que a sus penas.

Un odioso lugar común en las películas con personajes matemáticos es presentarlos dominados por una obsesión insana y con vidas problemáticas. Un estereotipo que daña a la ciencia, a veces caricaturizando a sus protagonistas.

Cierto es que John F. Nash (‘Una mente maravillosa’) tuvo que aprender a convivir con la esquizofrenia y que Alan Turing (‘The Imitation Game’) sufrió con amargura la represión de una sociedad hipócrita y moralista. Pero tal vez sus biografías filmadas les hicieran mayor justicia si nos acercasen más a sus ideas que a sus penas. Puede parecer algo inalcanzable para un medio de entretenimiento como es el cine, pero no lo es.

Un buen contraejemplo nos lo ofrece ‘Los crímenes de Oxford’ de Álex de la Iglesia, cuyo matemático protagonista, Martin, es idealista, brillante, seductor y mantiene un continuado pulso dialéctico con su maestro Sheldon, enfrentando sus ideas sobre el sentido de las matemáticas y su relación con la verdad. ¿Quién dijo que una película taquillera y de intriga no puede tratar cuestiones profundas?

Otros matemáticos con imagen positiva son Charlie, de ‘Numbers’, que da a la ciencia un sentido ético y de servicio, resolviendo casos criminales; e Hipatia de Alejandría (‘Ágora’), que nos trasmite su pasión por el conocimiento frente al fanatismo intolerante.

José María Sorando Muzás, profesor de Matemáticas en el IES Élaios y autor del libro 'Aventuras matemáticas en el cine'

Etiquetas
Comentarios