Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

El segundo premio precipita una boda "por todo lo alto"

El segundo premio permitirá a una enfermera y un cuidador una residencia de ancianos adelantar la ceremonia.

El segundo premio de la Lotería ha caído en un residencia de ancianos
El segundo premio precipita una boda "por todo lo alto"
EFE

El 12775 será con toda probabilidad el número que marque la vida en común de una cuidadora y un enfermero de la residencia de ancianos Mirador Bará de Roda de Bará (Tarragona), ya que los dos décimos que compraron de este número, agraciado con el segundo premio de la Lotería de Navidad, les permitirá adelantar la fecha de su boda.

Esta mañana sonaban en la residencia campanas de boda, que se confundían con los gritos de felicidad, los abrazos de ánimo y la alegría desbordante que se ha vivido en el centro, donde se ha desatado la euforia a primera hora de la mañana, al comprobar que el número que jugaban este año había sido agraciado con el segundo premio.

La rutina de la residencia se ha trastocado completamente y la que iba a ser una tranquila mañana ha acabado regada con botellas de cava bien agitadas con las que las trabajadoras del centro han rociado a la multitud de curiosos y periodistas que se han acercado a la residencia.

"Contentísimas, cómo vamos a estar", exclamaban dos de las trabajadoras, saltando abrazadas en un improvisado baile.

El dinero, 125.000 euros brutos por décimo, se destinará a celebrar unas Navidades "a lo grande" y a pocos caprichos más. La mayoría irá a tapar agujeros, ayudar a los hijos, a liquidar la hipoteca e incluso a casarse.

Eso es lo que harán una cuidadora y un enfermero del centro, a quienes los 250.000 euros que han ganado en el sorteo les permitirá adelantar su boda y celebrarla "por todo lo alto".

El número lo compraron en la única administración de lotería de Roda de Berà, en la calle de Sant Isidre, que ha repartido quince series de este segundo premio, es decir, 150 décimos.

Como manda la tradición navideña, allí también se han reunido numerosos vecinos, ha corrido el cava, las risas y las camisetas blancas con la leyenda "ha tocado aquí", además de los improvisados carteles con el ya consabido 12775.

La lotera, Anna Caballero, ha explicado, emocionada, que su hermana Montse trabaja en la residencia y que "cada año compran un número y dicen, este año sí, este año sí" y "¡este año sí que sí!", ha exclamado.

Montse Caballero ha repartido muchos décimos también entre amigos y familiares, y ha confesado que incluso ha regalado dos "a dos amigos -ha dicho- que quiero mucho".

Con el dinero, piensa regalar a sus nietas "lo que quieran por Reyes" y, como ha explicado, no se comprará un coche: "quiero el mío, pero lo arreglaré bien arregladito".

La lotera ha explicado que todo el premio se ha vendido en ventanilla "porque nadie lo había pedido expresamente" y ha dicho que fue su hermana Montse quien lo escogió al azar para llevarlo a la residencia.

Además de las empleadas de la residencia, el concejal de Urbanismo del municipio, Manuel González (CiU), también se llevó uno de los décimos agraciados y se ha acercado a la administración para celebrarlo.

Tarragona es de las pocas provincias españolas donde nunca ha tocado el primer premio de este sorteo extraordinario de Navidad, aunque en esta ocasión la suerte también ha sonreído a uno de los barrios obreros de la capital, Torreforta.

Allí ha tocado un quinto premio, el número 70481, repartido en la administración número 14 de la calle Falset.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión