Despliega el menú
Sociedad

​'Calzado Limonada', una alternativa para los jóvenes guatemaltecos en riesgo

Otto García es el artífice de esta iniciativa que consiguió hacerse un hueco en un país considerado como de los más violentos del mundo.

?'Calzado Limonada', una alternativa para los jóvenes guatemaltecos en riesgo
?'Calzado Limonada', una alternativa para los jóvenes guatemaltecos en riesgo
Calzado Limonada

La violencia, las pandillas o la falta de oportunidades son algunas de las realidades a las que día a día se enfrentan miles de jóvenes en Guatemala. Es por ello que hace cuatro años nació el proyecto 'Calzado Limonada', una alternativa de futuro para dar esperanza.

Otto García o Don Otto, como es conocido entre sus allegados, es el artífice de esta iniciativa que consiguió hacerse un hueco en un país considerado como de los más violentos del mundo y donde las desigualdades y las carencias son el pan de cada día para miles de personas.

Un camino angosto por el que apenas transcurren las motocicletas conduce a su casa, una humilde vivienda de tres plantas ubicada en el corazón de Guatemala, concretamente en el Barrio La Limonada.

Este asentamiento, en el que viven más de 60.000 personas, está considerado como uno de los más peligrosos de la capital, un hecho que queda patente con pintadas como las de la mara 18, visibles en algunas esquinas y que tienen como objetivo advertir de quien manda.

Pero esto no apaga el ánimo de Don Otto ni de sus vecinos, que lo saludan con alegría y efusividad: "Buenos días Don Otto, en un momento me paso", grita desde lo alto una mujer joven, morena, que ronda la treintena.

Este hombre, que creció en un hogar desintegrado lleno de una pobreza "desmesuradamente difícil", como él mismo describe, cree que la situación "no ha cambiado mucho" en los últimos años, pero en su vida hubo un desencadenante que le incitó a propiciar un giro de 180 grados y ayudar al prójimo.

Hace apenas cuatro años, su hijo mayor, Christian, de 25 años, fue víctima de un altercado armado entre pandillas en el que una bala lo alcanzó y lo dejó en una silla de ruedas.

Fue a raíz de esa situación, "difícil para todos", cuando Don Otto, ayudado por su hijo, abrió de par en par los ojos para ofrecer oportunidades a esos jóvenes "en riesgo" que tienen un sueño: "ser distintos" y salir de la miseria que los rodea.

En apenas 20 metros cuadrados, este hombre de 44 años alberga, en el último piso de su modesta y sencilla vivienda, un habitáculo que es más que una gran zapatería o un taller de calzado: es una nueva ventana al mundo.

Bajo el lema "Señor...aún no soy lo que quiero ser, ni siquiera soy lo que debo ser, pero gracias Señor por no ser lo que era", los peculiares trabajadores de esta empresa reúnen desde las 6.30 de la mañana a niños de hasta doce años para elaborar zapatos con un sello especial.

No destacan solo por su diseño, con marcados caracteres tradicionales, sino por la esencia de haber sido hechos en "La Limonada" por jóvenes con escasas opciones, con amenazas como la delincuencia o la hambruna.

Don Otto relata que hubo ocasiones en las que hasta 10 niños acudían a su casa a mantener "la mente ocupada" y saber que pueden "ser distintos" al pan que ven cada día.

Pero también reconoce apenado que hay veces que se han quedado sin niños porque "cuesta, en una vida de droga y vandalismo", máxime cuando "es más fácil regresar que querer cambiar".

No obstante, el brillo vuelve a su mirada al recordar a todos los jóvenes que pasaron por su vida y que alcanzaron sus sueños.

A su memoria viene un muchacho del que no dio el nombre y que, tras dos años en su taller, en estos momentos está estudiando, gracias a una beca, segundo de básica a sus 22 años.

"Tenía toda la intención de cambiar su vida (...). Unos venían y se iban. Él seguía", recuerda con orgullo y a la vez con tristeza: "Lamentablemente, todos sus compañeros fallecieron".

Tras contar su historia, todos siguen trabajando para cumplir con sus pedidos, que también se pueden hacer a través de Facebook, pero antes Don Otto invita a todos los niños que tienen el sueño de ser distintos y de conseguir un futuro en el que reine la vida, a tocar en su puerta, dónde encontrarán una oportunidad laboral, educativa y alimentaria.

Etiquetas
Comentarios